Cerrar Publicidad (10s)

Un dúo de empresarios alemanes se disculparon públicamente el pasado miércoles luego de que su último “invento” fuese criticado en redes sociales.

Los empresarios desarrollaron “Pinky Gloves”, unos guantes rosados para resolver lo que ellos consideraban un problema urgente: ¿Cómo desechar tampones y toallas sanitarias con discreción? 

Según el sitio web de la empresa, estos guantes también funcionan como bolsas de desechos y cuestan 11,96 euros, lo que equivale a 10 mil pesos chilenos.

Eugen Raimkulow y Andre Ritterswüden presentaron su idea en un programa de televisión alemán “La Cueva del León”, en el que intentan conseguir dinero de un grupo de inversionistas. Fue ahí donde el empresario Ralf Dümmel, decidió invertir 30 mil euros (25 millones de pesos chilenos) en el producto.

Al darse a conocer sobre este nuevo producto, las personas calificaron a los guantes de sexistas y negativos para el medio ambiente. Incluso hubo gente que critió al equipo por estigmatizar el periodo.

Lee también: Hombre pagó una millonada por la casa de sus sueños y solo recibió la mitad

La autora Franka Frei, escribió en Instagram que “este producto no solo es innecesario y perjudicial el medio ambiente, además es un paso atrás en términos de estigmatización de las personas que menstrúan”.

Por otro lado, la doctora en medicina Jennifer Gunter, señaló a través de Twitter que “estos tipos diseñaron guantes rosas para que los tampones y las toallas sanitarias se puedan desechar de manera adecuada y discreta. Cada día aparece otro producto inútil para la vagina”.

Los fundadores respondieron a las críticas, manifestando que había “quedado claro que todavía tenemos que aprender mucho y no hemos tenido en cuenta ciertos aspectos”.

Cabe mencionar que en el programa, los hombres afirmaron que comprendían a las mujeres, ya que habían estado casados con mujeres. Por lo anterior, encontraron productos que usan las mujeres durante la menstruación en la basura.

“Depués de un rato, simplemente huele desagradable”, comentó Raimkulow en el programa. Mientras que Dümmel escribió en Instagram que los creadores recibieron “críticas serias”, de las que ellos “simplemente no estaban al tanto”.

Por último, Raimkulow y Ritterswüden mencionaron que ellos y sus familias fueron víctimas de un “discurso de odio masivo” después del programa televisivo. 

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...