Cerrar Publicidad (10s)

Un hombre de Nepal compró un terreno en Australia para construir su casa de ensueño. Sin embargo, para su desilusión, cuando se terminaron las obras, se encontró con la mitad de la casa.

Se trata de Bishnu Aryal, quien quiso mudarse con su familia a Sidney. Durante 10 años ahorró dinero y desembolsó cerca de $400 mil dólares australianos para poder adquirir un lote en la ciudad.

El hombre señaló que la falta de comunicación con la constructora, Zac Homes, convirtió su gran sueño en su peor pesadilla.

La compañía prometió que la vivienda estaría lista en un año. Sin embargo, la edificación finalizó en tres años. Cuando Ayral comprobó el progreso, se dio cuenta que habían construido la mitad, lo que dejó una enorme pared exterior sin ventanas.

“Nos prometieron que la casa estaría lista en un año, pero esperamos tres. Cuando llegamos a ver el progreso de la construcción, vimos que nuestra propiedad era diferente a lo que esperábamos”, agregó.

La constructora comentó en un programa televisivo australiano, que el acuerdo era para una casa independiente y que “el Sr. Aryal tuvo la oportunidad suficiente para retirarse del trato luego de los cambios”.

Por otra parte, señalaron que estuvieron “obligados” a rediseñar la casa, ya que debían cumplir con los requisitos del ayuntamiento y por orden municipal. Según la constructora, se le avisó con anticipación a Aryal, pero este terminó por aceptar los términos.

"No tenemos otro lugar para vivir"

En tanto, el hombre de Nepal confesó que no se le dio ningún aviso sobre el cambio. Además, descubrió que el lote tenía 10 metros cuadrados menos de lo que se estipuló. En ese momento, le dieron la oportunidad de rescindir el contrato o un descuento.

“Aceptamos el descuento de parte del desarrollador inmobiliario, no del constructor, pero nuestro abogado, quien se encargaba de la situación, no nos mencionó nada sobre los cambios de planos. Tampoco se le informó a él del cambio en el plan de construcción”, indicó al respecto.

A pesar de todo, Aryal y su familia tuvieron que vivir en la casa durante la pandemia. “No tenemos otro lugar para vivir”, expresó.

Cargando más noticias...