Cerrar Publicidad (10s)

Un emotivo caso se mostró en el programa de CHV “Contigo en la Mañana”. En el matinal, contaron la historia de dos adultos mayores que están pasando por una crisis económica a causa de la pandemia y la cuarentena en la Región Metropolitana.

Se trata de Benita (67) y Reinaldo (81), quienes viven en la comuna de Recoleta y evidenciaron los problemas económicos que tienen producto de la pandemia y las bajas pensiones que reciben.

Los adultos mayores conversaron con la periodista Daniela Muñoz, a quien Reinaldo le señaló que antes de la situación sanitaria y las extensas cuarentenas, tenía un emprendimiento que consistía en repartir desayunos en el sector.

Producto de la crisis sanitaria, terminó con este trabajo y tuvieron que instalarse ilegalmente en la feria San José para vender diversos artículos. “Si no trabajo, no puedo comer. Cuando yo trabajaba, yo vendía desayunos, y podía sobrevivir sin problemas, pero con la pandemia no pude seguir. Sufro dolores a mis piernas y es muy difícil seguir trabajando”, indicó.

“No puedo seguir vendiendo desayunos porque se me acortó mucho la vista, así que no puedo trabajar en eso, porque hay que desgrasar la carne antes de cocerla. Estar sentado tres o cuatro horas, y viendo televisión, eso me jodió la vista. Tengo lentes y ya no me sirven, prácticamente”, agregó.

Lee también: "El matinal que la lleva son ustedes": El inesperado cara a cara entre José Antonio Neme y Julio César Rodríguez

Por otro lado, Benita expresó que tuvo que ocupar parte de su dinero previsional durante la crisis. Sin embargo, actualmente los recursos de ambos son limitados.

“Lo único que yo he recibido es un aguinaldo para el 18 de septiembre y la Navidad. Y la municipalidad nos ha mandado una o dos cajas de mercadería. No he recibido ningún bono hasta aquí. Tengo la pensión bruta y tengo que entregar una pensión de alimentos para mi esposa, quedo con 138 mil pesos”, explicó Reinaldo.

Además, señaló que había estado con complicaciones de salud, ya que sufrió un accidente mientras trabajaba como delivery de desayunos. “Un día me mordió un perro, y ahora recién terminé con esas inyecciones. Ahora, para el 22 abril, me coloqué la segunda dosis del Covid. Para mí sería muy bonito que la municipalidad me pudiera conseguir un permiso, porque no tengo un lugar fijo para trabajar”, sostuvo.

El caso de estas personas conmocionó a los animadores y a los televidentes, por lo que realizaron algunas gestiones para solucionar la situación. Desde el matinal les contaron que la municipalidad se comprometió a entregarles un permiso especial para que pudieran trabajar en la feria.

Por último, los animadores también se comprometieron a que los dos adultos mayores puedan hacerse un chequeo médico en el oftalmólogo. Y así puedan ser beneficiados con nuevos lentes para trabajar.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...