Cerrar Publicidad (10s)

Desde la Fundación Amparo y Justicia se reveló que cuatro hombres condenados por crímenes de violación con homicidio contra menores volverán a pedir la libertad condicional.

Entre los que lo pedirán está Hugo Gómez Padua, la última persona en ser condenada a pena de muerte en Chile en 1999.

Esto por haber violado, asesinado y descuartizado a Paula López de 10 años, en la comuna de Santa Cruz.

Cuando se conoció la sentencia, el castigo se eliminó de la legislación, por lo que el asesinó se libró de la pena capital. Según consignó Radio Bío Bío, en 2020 el hombre también realizó la solicitud, pero la justicia se la negó.

Gómez no es el único, más condenados pedirán libertad condicional

Desde la Fundación Amparo y Justicia se indicó que otros tres condenados por crímenes de violación con homicidio pedirán el beneficio de la libertad condicional.

Se trata de Carlos Silva Valenzuela, quien mató a un menor en Coelemu, en 1998.

Luis Miguel Carrasco Tapia, a quien se le condenó en el 2000 por robo con violencia, violación y resultado de muerte a una adolescente de 17 años en Valparaíso.

Y Cristián Andrés Vilos Valenzuela, también conocido como el "Chacal de Hualañé", que violó y asesinó a una niña de 4 años en 1998.

Desde 2018, las Comisiones de Libertad Condicional le denegaron la petición a estos sujetos, considerando, entre otras razones, su peligrosidad para la sociedad.

Lee también: Suspenden a dos carabineros por "pasear" a mujeres en vehículo policial

Exámenes aplicados a los condenados arrojan rasgos de psicopatía y de trastornos de personalidad

Ramón Suárez, abogado y presidente de Fundación Amparo y Justicia, indicó que desde 1998 actúan "en calidad de intervinientes en las investigaciones y juicios de todos los casos de violación con homicidio contra niños, niñas y adolescentes ocurridos en nuestro país".

El abogado también añadió que no solo tienen conocimiento de la gravedad de los hechos, sino también "de los rasgos de psicopatía y de trastornos de personalidad que arrojan los exámenes psicológicos y psiquiátricos practicados a estos ofensores”.

Según señala Suárez, "la libertad condicional es un beneficio deseable en el marco de la promoción de la rehabilitación y reinserción social de los condenados".

Pero que, al tratarse de agresores sexuales que han cometido delitos de esta índole, "la obtención de este beneficio constituye un riesgo permanente y puede alterar significativamente el bienestar de las víctimas, sus familias y de la comunidad, por la alta probabilidad de reincidencia", concluyó.

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...