Cerrar Publicidad (10s)

La Corte Suprema ordenó el pago de una indemnización total de 45 millones de pesos a una mujer que tuvo que dar a luz en el baño de su casa luego de que el Hospital de Talcahuano la devolviera a su hogar. En este sentido, se considera negligente el actuar del recinto sobre la paciente que entró por riesgo de “parto precipitado”.

En detalle, la mujer tenía 38 semanas de gestación e ingresó al hospital tras presentar riesgo de parto precipitado. No obstante, el recinto la devolvió tres veces a su hogar. Como resultado de aquello, la mujer tuvo que tener a su hijo en el baño de su casa.

Según indico la Tercera Sala del máximo tribunal en la resolución, “la falta de servicio que los demandantes imputan al Servicio de Salud Talcahuano radica en la omisión de un adecuado examen a la actora, en el marco de las atenciones recibidas por el Hospital Higueras de dicha ciudad los días 20 a 23 de diciembre de 2015".

También puedes leer: Dirigentes sociales de Biobío reciben información para postular a fondos concursables

El abogado demandante, Adolfo Ortega, expresó que el caso viene desde el 2017, siendo rechazado en primera instancia. “Recurrimos a la Corte de Apelaciones haciendo ver que la familia había sufrido a una situación que afectaba la dignidad de un menor”, sostuvo.

El paciente no es el que sabe interpretar los síntomas. La mamá tenía los síntomas y llega al hospital, reclamaba porque estaba en estas condiciones y la devolvían al hogar”, manifestó.

El letrado afirma que lo más decidor en este caso era que la devolvieron a su hogar a las 6 AM en estas condiciones. Añade que la mujer tuvo que devolverse caminando, porque no cuenta con los recursos para costear un vehículo.

Desde el Hospital de Talcahuano aclararon que la mujer tiene antecedentes mórbidos de cáncer cérvico uterino. Sobre esto, detallan que la paciente “consultó en tres oportunidades, las dos últimas por contracciones y pérdida sanguinolenta del tapón mucoso, diagnosticándose pródromos de parto.

Agregaron que esto es la etapa anterior del parto, por lo que puede ocurrir, dependiendo del paciente, en algunas semanas o unas horas.

La resolución del tribunal

La justicia determinó sobre el caso que “es posible concluir que, efectivamente, la actuación del personal dependiente del servicio demandado en el caso en examen fue deficiente y negligente, configurándose de este modo la falta de servicio que sirve de sustento a la demanda intentada, toda vez que el Hospital Higueras de Talcahuano no consideró la presencia de antecedentes que hacían que se tratara de una paciente con riesgo de parto precipitado”.

Considerando lo anterior, el tribunal aseveró que se era necesario aplicar una especial vigilancia de la evolución de la paciente. Sin embargo, señalan que “el Hospital Higueras de Talcahuano procedió a darla de alta en todas las oportunidades y, en la última de ellas, atendido el horario de la atención, la paciente debió caminar hasta su domicilio en la comuna de Hualpén (...) esfuerzo físico que favoreció la precipitación del parto”.

Es de esta manera, que el tribunal condenó al hospital a pagar cerca de 15 millones de pesos por afectado en el caso por daños morales. Entre ellos, el padre, la madre y la recién nacida (representada por los padres), de modo que la cifra llega a los 45 millones de pesos en total.

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...