Cerrar Publicidad (10s)

La Iglesia Católica de Estados Unidos llamó a sus fieles a no vacunarse contra el Covid-19 con la vacuna Johnson & Johnson, debido a que la vacuna está desarrollada con células madre obtenidas de abortos.

El obispo de la Diócesis de Portland, Robert Deeley, indicó que “si alguien puede elegir entre vacunas igualmente seguras y efectivas contra el Covid-19, deberían elegirse las vacunas con la menor conexión con líneas de células derivadas de abortos”.

“Por tanto, si alguien tiene la capacidad de elegir una vacuna, las de Pfizer y Moderna deberían ser elegidas antes que la de Johnson & Johnson”, agregó.

Lee también: Histórico: Papa Francisco se convirtió en el primer Santo Padre en visitar Irak

El presidente del Comité de Doctrina de la Conferencia de Obispos Católicos, Kevin C. Rhoades y el arzobispo de Kansas City, responsable del Comité de Actividades Provida de la conferencia, Joseph F. Naumann, emitieron un comunicado expresando sus dudas sobre dicha vacuna.

La vacuna “suscita cuestiones sobre la permisibilidad moral de emplear vacunas desarrolladas, probadas y/o producidas con la ayuda de líneas de células derivadas de abortos”, escribieron en el comunicado.

Además, afirmaron que “cuando las vacunas contra el Covid-19 que no son éticamente reprochables no están disponibles, es aceptable moralmente recibir vacunas contra el Covid-19 que hayan usado líneas de células de fetos de abortos en su proceso de investigación y producción”.

Otras diócesis de Estados Unidos, como la de Nueva Orleans o Pittsburg, están en una postura similar. Mientras que el obispo de San Diego, Robert W. McElroy, indicó que es legítimo recibir cualquiera de las tres vacunas que están aprobadas en el país.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...