Cerrar Publicidad (10s)

Andrés Carter, presidente de la Red de Colegios Particulares Subvencionados del Biobío conversó con el programa Buena Costumbre respecto de la eventual vuelta a clases presenciales en la región.

En la conversación, Carter primero analizó lo que fue el año escolar 2020. En ese sentido, indicó que “valoramos mucho el aporte que nuestros docentes y directivos realizaron durante el año pasado”,

Bajo esa premisa el presidente regional de la Redcol manifestó que la experiencia de 2020 da luces sobre cómo hacer las cosas este año. “Nos da una base de cómo vamos a enfrentar este 2021”, indicó al respecto.

En ese sentido, la autoridad comentó que profesores y directivos asumieron el desafío de aprender “un nuevo idioma”. Y si esto de por sí ya es complejo, lo es más aún cuando se hace con el tiempo en contra. “Fue un tema que tuvimos que gestionar sobre la marcha”, reconoció.

Ahora, ad portas de dar inicio al nuevo año escolar, al igual todos los establecimientos del país, los de la Redcol han presentado al Mineduc sus respectivos planes de Funcionamiento 2021. 

Al respecto, Carter precisó que cada plan se hizo “considerando todo lo que podía pasar”. Aspectos como la situación propia de cada comuna, la distribución de las salas y el arribo de los estudiantes son factores que guiaron el análisis.

Concretado el proceso para establecer cada plan, el presidente de la de red colegios cree que la mayoría de sus colegios apunta a equilibrar clases presenciales con clases remotas. “Lo más probable es que los colegios se enfrenten a este año de manera mixta. Es decir, con algunos niños en las salas de clases”.

Profundizando en lo anterior, Carter detalló que “cuando hablo de esta modalidad mixta, me refiero a que el profesor va a estar haciendo su clase, con su grupo de no más de 15 estudiantes. Y el resto de los estudiantes va a estar en su casa. De igual manera, la clase va a quedar guardada en una nube virtual”.

Acerca de cómo dilucidar qué estudiantes precisan clases presenciales, Carter mencionó dos lineamientos clave. Primero, se considerará a aquellos quienes se encuentren en un déficit curricular respecto de sus compañeros. Asimismo, se considerará a los alumnos que poseen una menor conectividad, a la hora de participar de clases remotas.

Para los estudiantes que formen parte de la vuelta a la presencialidad, desde la Redcol Biobío tienen preparada una primera etapa denominada “contención”. En ella, harán los esfuerzos correspondientes para apoyar socioemocionalmente a los alumnos. “El colegio actúa muchas veces como un elemento protector de los niños”, señaló finalmente Andrés Carter.

Revisa la entrevista completa aquí:

Cargando más noticias...