Cerrar Publicidad (10s)

Un repelente y un insecticida contra plagas, hecho a partir de algas chilenas. Ambos son bioproductos desarrollados por un grupo de investigadores del Centro de Biotecnología de la Universidad de Concepción (UdeC) en estrecha colaboración con empresas forestales.

Se trata de una elaboración pensada para la industria de la madera, específicamente las áreas de exportación de madera aserrada de pino y plantaciones de eucalipto.  

Los científicos identificaron una necesidad urgente de control para una importante plaga que afecta a pino radiata, el que representa a más de un 60% del cultivo de especies forestales en nuestro país.

El gran causante de este problema, es el escarabajo de la corteza del pino: el Hylurgus ligniperda.

Lee también:

Este “ataca la madera aserrada, generando además un grave problema fitosanitario, ya que su presencia en los embarques a países como Estados Unidos genera un inmediato rechazo y devolución de los productos. Adicionalmente esta especie también provoca mortalidad de plantas de pino radiata, especialmente en el primer año de la plantación”, explicó el Doctor Regis Le-Freuve, director del proyecto.

Según Le-Freuve, hasta ahora, las estrategias de control de plagas para estos casos se basan en “la captura mediante trampas (feromonas) en aserraderos y puertos para monitorear su presencia en la madera de exportación”.

Adicionalmente se abordó el problema del Gonipterus platensis, también conocido como gorgojo del eucalipto, el que genera severos daños al consumir las hojas, generando pérdidas en el rendimiento de las plantaciones. 

Productos inocuos

El proyecto, con presupuesto del Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef ID17i-10259), seleccionó extractos algales con propiedades insecticidas y repelentes, pero inocuos para los árboles en que se aplican.

Además, se determinaron los niveles de toxicidad de los extractos contra los insectos, validándolos en ambientes controlados. 

Se extrajeron algas del mar. Luego, vino un proceso de extracción y fraccionamiento de los miles de compuestos diferentes que se pueden encontrar en ellas”, explicó Regis Le-Feuvre. Agregó que “se realizaron bioensayos para ver cuáles de estos compuestos podrían tener efectos, con lo cual finalmente seleccionamos una combinación entre alga y solvente para la extracción que nos da resultados muy promisorios”.

En resumen, lo que logró el equipo de trabajo es que el gorgojo muriera en medio de la planta con una letalidad de prácticamente el 100%, mientras que el escarabajo se alejara de la madera aserrada de pino al menos en un 70%, tras la aplicación del solvente.

¿Cómo se aplicaría este producto?

Ambos extractos se pueden aplicar con las mismas maquinarias que ya están disponibles en la industria: rociadores especializados, como los que se utilizan para fumigar, protegiendo el área que se desea evitar que tenga insectos.

Al mismo tiempo, se evita el uso de químicos derivados del petróleo que poseen múltiples efectos nocivos.

Te interesa:

Científico no se baña hace 5 años para probar que «dejas de oler mal»

Cargando más noticias...