Cerrar Publicidad (10s)

Una prueba de ADN fue clave para la identificación de Rubén Arroyo Palacios (44), como el autor de un brutal robo con violación perpetrado en 2012 en el Parque Ecuador de Concepción. Dicho delito afectó a una estudiante que, en ese entonces, tenía 24 años de edad.

El fiscal Bernardo Orellana llevó a juicio al acusado. El persecutor penal destacó la fortaleza de la víctima para entregar su testimonio ante los jueces. Aquello permitió, junto con la evidencia científica, dar por acreditada la participación del imputado en el delito, después de ocho años de investigación.

La mayor complicación del caso, fue que el agresor era un individuo absolutamente desconocido. El sujeto abordó a la mujer a eso de las 22:50 horas el 21 de agosto de 2012. Se indicó que ella estaba en la avenida Chacabuco esperando locomoción colectiva para regresar a su casa.

Lee también:

La amenazó con un arma cortopunzante en el cuello y la trasladó hasta el Parque Ecuador, donde la ultrajó y le robó diversas especies, como su teléfono móvil y una gargantilla.

Desde Fiscalía se informó que la obtención de una muestra biológica del agresor, que en ese tiempo era un NN, fue incluida a los registros del Servicio Médico Legal (SML) y el año pasado permitió que hiciera match con la huella genética del imputado, después que ésta fuera ingresada a la base del SML.

Se añadió que el match de ADN se concretó porque el imputado fue condenado en 2018 por robo. En la sentencia, el tribunal ordenó obtener su huella genética, la que fue ingresada a la base del SML y luego se obtuvo la coincidencia.

Rubén Arroyo permanece privado de libertad desde la formalización de la investigación en octubre de 2019.

Cargando más noticias...