Cerrar Publicidad (10s)
día/noche

Susana Herrera: El sello de la tenacidad

Publicado por Valeria Vásquez

20/09/2020 15:35:47

Colaboración y abrir espacios; es lo que busca la arquitecta Susana Herrera y la cuarentena no la para, ya que se encuentra desarrollando un espacio mujer, llamado Nosotras, en el cual hace la invitación a las mujeres de unirse y trabajar para ser compañeras.

Con un sello único busca desde su área entrelazar arquitectura, diseño, arte y oficios. Con una marca reconocida, Susana Herrera, al igual que muchos emprendedores han visto afectados algunos proyectos y anhelos, sin embargo, como buena creativa, el haber diversificado los negocios, uno de productos y uno de servicios, ha mitigado un poco el impacto económico.

Aunque su nombre es ya una marca propia, Susana desarrolla Factoria Design, un estudio internacional de arquitectura sostenible, urbanismo y diseño.

Además de desarrollar el diseño en dos líneas; mobiliario con Apapacho y Factoría Endemillos, inspiradas por especies endémicas de la Patagonia.

Todas iniciativas con larga trayectoria y que han marcado la carrera de Susana Herrera.

La pandemia y la asimilación

Desde el punto de vista personal, "creo que como todos he tenido distintos periodos", comparte Susana, asegurando que ha transitado cada uno de ellos de manera distinta. “Al principio fue muy difícil, miraba hacia afuera, todo lo que se hacía, y lo que no se hacía de parte de las autoridades y me estresaba mucho pensando en lo reactivo que eran, y de que no se ponía las personas como el centro del cuidado” asegura.

“Me angustié bastante, pero intentaba mantener la calma por fuera para transmitirle seguridad y confianza a mi familia y a mi equipo de trabajo” comentó. Y asegura que “esto era inconducente, las autoridades seguramente estaban igual de angustiadas”. 

Lee también en Sabes Mujer:

Volcarme hacia dentro

“Apagué la tele, las noticias y decidí hacer cambios desde dentro hacia afuera. Cambiando mi switch completamente y entregar otro tipo de información y estímulo a mi cuerpo y mente”, nos relata Susana Herrera.  Desde ahí partió un periodo de intentar hacerse cargo primero de su salud y su propio entorno, “yo diría comenzar a trabajar también cuerpo y la mente para que ésta no me jugara en contra” afirma.

Se inició un camino largo sin duda, y tal vez permanente. “No estuvo exento obviamente de contradicciones, porque siempre he sido muy consciente de los privilegios que tenemos algunos y las tremendas desigualdades que existen, que en la medida que estás más consciente, puede ser más abrumador” asegura Susana. “Pero volviendo a lo interno, he estado ejercitando nuevos hábitos que me permitan hacer las mejoras internas” afirmó la arquitecta.

Nuevos hábitos

Para Susana realizar cambios y con ello adaptarse a esta nueva realidad como muchos la han denominado, ha sido clave para resistir y además desarrollar el autocuidado. “Meditar cada mañana, o en la tarde.  Ese ha sido yo creo lo mejor que me ha pasado en este tiempo.  Es más yo diría el mejor de todos los hábitos y que me doy cuenta que es algo que debería hacer el resto de mi vida”.

“Qué tipo de pensamientos le pongo a mi mente es algo súper difícil, el controlar y gestionar, uno se bombardea de pensamientos que, si no logras transformarlos en acciones, no llevan a nada” afirma la arquitecta y reflexiona: “Sí quiero un mundo afuera distinto, debo entender primero si yo soy capaz de hacer un pacto conmigo misma. Luego ver si logro hacerlo con mi familia, mi equipo de trabajo y de ahí más afuera”.

Aprender sobre nutrición y metabolismo, también ha sido importante para Susana. “Cambiar completamente mis hábitos de alimentación. Aprender sobre ayuno intermitente para mantener más a raya la hormona de la insulina que se libera solo cuando comes, aprender a ayunar”.

“No comer tantas veces al día, regular eso, bajar los carbohidratos, y bueno, doblar la cantidad de verduras. Siempre he sido sibarita, amo lo que la tierra nos ofrece, disfruto tanto cocinar como comer, me encanta la linda mesa y especialmente compartir con la gente que quiero una buena comida hecha con pasión. Pero ahora estoy entendiendo mejor el valor de lo que estoy preparando y sus tremendas virtudes en el sistema inmune, y en todo el cuerpo en realidad, limpiar el hígado, en fin, limpiar los filtros que tenemos” asegura Susana Herrera.

Lee también en Sabes Mujer:

Consumidora Consciente

Otra cosa que ha sostenido Susana es buscar proveedores locales para todo, convertirse en una consumidora consciente. “Tener proveedores de verduras de cultivos de proximidad, con personas que no son industriales y que, por lo tanto, tienen una explotación natural de las huertas sin las toxinas propias de la agricultura intensiva” es el desafío de Susana. 

“Fui al supermercado la primera semana de la pandemia, y creo la segunda.  ¡Después de eso, ya no he vuelto más! Todo lo que necesito, si no lo tengo en nuestra huerta, lo compro a campesinos o emprendedores locales” asegura.

El mejor partner

“Todas las mañanas después de meditar, hacemos ejercicio con mi padre. Él tiene 78 años, y ha sido mi gran compañero en este periodo. ¡Hacemos como 40 minutos intensivos, con un venezolano que encontramos en youtube, se llama Turbospteps, fabuloso!” nos relata Susana.

Además, asegura que hacer ejercicios es la mejor forma de iniciar el día. “Con mucha energía y aumentar la hormona del crecimiento y aceleración del metabolismo.  La verdad es que, gracias a esto, el frío de la mañana se aminora, en 5 minutos entras en calor. Luego ducha caliente, y el último minuto agua fría.  Esto es algo que me recomendó un médico alternativo que ha sido también otro compañero en este camino” cuenta Susana Herrera.     

Desafíos que han marcado tu carrera

“No han sido pocos, me fui sola a los 16 años de Chile en búsqueda de mi vocación, escapándome antes de decidir que estudiar. Ese fue un gran desafío, y luego me quedé allá a estudiar y finalmente seguí por un doctorado en Barcelona”, relata Susana. 

“Después de todo eso, volví a Chile y comencé con la homologación de mi título, que en este país estuvo llena de obstáculos, de distinto tipo, principalmente producidos por una mezquindad y estrechez de colegas de mi rubro, una pequeña minoría, por cierto, que imponía muchos obstáculos”.

“Entiendo que este tipo de situaciones, puede ser algo que lamentablemente les sucede mucho a las mujeres en algunas instituciones. Las mujeres nos enfrentamos a lógicas masculinas que nos cuesta entender, nos subestiman y menosprecian porque se sienten intimidados por mujeres energéticas y poderosas”, agrega.

“Pero no me rindo fácil, superada esta situación, se despejó el camino para trabajar con mayor libertad y tranquilidad, hecho el aprendizaje, sigues y decides colaborar con otras para que ojalá no enfrenten lo mismo” asegura la arquitecta.

Nuevos desafíos

“En Factoría, estamos generando nuevos proyectos, ya no esperamos que nos lleguen los encargos, no por el contrario, es algo que siempre había querido hacer, y que esta crisis me ayudó a concretarlo”.. 

“Estamos trabajando en un proyecto increíble, se llama Factoría 4270, el número es el largo de Chile, el país más largo del planeta.  Es un proyecto fabuloso del que estamos súper motivados trabajando con un equipo interdisciplinario, buscando la manera de financiarlo porque es cambiar la manera de generar proyectos que aporten y que tengan un impacto en las comunidades” cuenta Susana y agrega que “estoy súper apasionada con ese proyecto, porque sé que va a impactar positivamente a las comunidades para hacerlas más sostenibles y autónomas”.  

La arquitecta y diseñadora, Susana Herrera, afirma que “es una apuesta en Factoría por tomar el timón del cambio, y trabajar de manera colaborativa y colectiva, porque estoy convencida de que debemos transitar del modelo de competencia, al de la colaboración”.

Nosotras

"Desde el inicio nos dimos cuenta, y habiendo mirado lo que pasaba en Europa de que esto venía para quedarse un buen tiempo, porque no veíamos que la reacción del estado era enérgica, por lo que buscamos la manera de crear productos y servicios pensados para esta nueva era", relata Susana.

Con todo esto, Susana se preguntó ¿qué puedo hacer para aportar?, ¿desde qué lugar puedo trabajar para colaborar con otros?, considerando este escenario de transformación, se volvió a preguntar ¿con quiénes quiero conversar? ¿Con quienes me interesa compartir distintas visiones? Y la respuesta asegura fue clara, "quienes están dispuestas a colaborar... las mujeres".

“Las mujeres son el gran motor de cambio en esta nueva época y con ellas quiero hacer equipo”, nos comparte Susana. “Ahí nace NOSOTRAS, una agrupación de mujeres de distintos ámbitos que nos juntamos para apoyarnos y eventualmente para trabajar desde nuestros quehaceres en esta sintonía de transformación para la sociedad” asegura Herrera. 

“Nuestro grupo aún está en proceso de definir las bases de su actuar, no quiero imponer nada, me interesa dejar un poco que las cosas se vayan gestando con cierta naturalidad, dentro de la colaboración” finaliza Susana Herrera.

Para esta y más informaciones síguenos en nuestras redes sociales. En Twitter estamos en @sabescl

Cargando....