Cerrar Publicidad (10s)
día/noche

La carreta delante de los bueyes

Publicado por Redacción Sabes

09/08/2020 17:02:40

Revuelo ha causado la renuncia al Senado por el nuevo ministro del Interior Víctor Pérez (UDI) y la designación del ex ministro Claudio Alvarado en su lugar. Algunos señalan que se está minusvalorando la vocación local y regional de dicho sillón en el Senado, que Alvarado poco tiene que ver con Ñuble, por tanto, es poco lo que podrá hacer por la región. Ante esa crítica creo que hay que poner una pausa, la pelota en el piso y analizar los hechos en su mérito.

Alvarado es originario de Chiloé, si bien es cierto nada tiene que ver con Chillán, esto es poco relevante para el caso en cuestión. Pienso que se está poniendo la carreta delante de los bueyes, debido a que la principal preocupación de un senador no es la definición de políticas públicas y de desarrollo regional, sino que asume la tarea de representar su región en los debates nacionales y las políticas a adoptar que digan relación con la solución a problemáticas país. El encargado de lo primero, esto es del desarrollo de la región, es el Intendente y el gobierno regional, por expreso mandato constitucional -aunque hoy poco importa lo que diga nuestra Constitución para algunos- y son ellos los encargados de impulsar avances en la región.

Lee también:

Es posible discutir el mecanismo de reemplazo de un congresista cuando éste abandona su cargo frente a una incompatibilidad -como el hecho de asumir un ministerio-, pero en lo puntual de la pérdida de relevancia regional, parece ser que se está errando el dardo. Si queremos potenciar a las regiones, lo que hace falta en Chile desde hace buen tiempo, es una descentralización efectiva, que implique no solo recursos sino que también mayores potestades políticas y administrativas para cada jefe regional.

Un detallado informe de la Biblioteca del Congreso Nacional desmenuza raudamente el concepto de descentralización según sus diferentes vertientes, a saber: “La descentralización administrativa territorial consiste en la distribución de competencias entre niveles de gobierno (nacional, regional, municipal). La descentralización fiscal comprende la distribución de competencias entre niveles de gobierno y/o administraciones territoriales sobre ingreso y gasto público. Finalmente, la descentralización política hace referencia a los niveles de participación de la ciudadanía, representatividad y formas de representación de los distintos niveles de la administración”.

Te interesará:

Parece ser que la gran deuda con poner en la palestra los temas regionales está precisamente en esas tres vertientes. Una forma sensata de resolverlo es primero canalizar las energías en avanzar en esa materia, teniendo claro cuál es el actual diagnóstico de la descentralización en el país -la cual está profundamente al debe- y también asumiendo que cada cual tiene su rol en dicho proceso.

A un senador podremos exigirle que analice, estudie y presente reformas en tal sentido, pero no podremos solicitar que rinda cuenta del desarrollo regional. Pastelero tus pasteles dirán algunos, y es algo a lo que tenemos que comenzar a familiarizarnos.

Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de  www.sabes.cl El Diario Digital del Gran Concepción.

Para más informaciones de la Región del Biobío, síguenos en Twitter: @sabescl

Cargando....