Cerrar Publicidad (10s)
día/noche

Bernardita Neira, Presidenta del Teatro Biobío: El desafío de ser líder en tiempos de crisis para las artes

Publicado por Valeria Vásquez

13/07/2020 20:03:51

Periodista de profesión, Bernardita Neira, presidenta de la Corporación del Teatro Biobío, nos habla de los desafíos propios del teletrabajo y el hogar en esta pandemia, sus pasiones y la gran dupla que han formado junto a Francisca Peró, directora ejecutiva del Teatro Biobío.

Con una vida ligada a las artes, la actual presidenta de la Corporación del Teatro Biobío, Bernardita Neira, confidencia lo difícil de llevar la cuarentena y responder a los múltiples roles, entre ellos uno de los más importantes: ser madre.

Tiene dos niños de 12 y 7 años, a quienes también la vida les cambió.

Lo duro de la adaptación

En el inicio fue súper duro, un periodo de adaptación de tres semanas en que las vi fatal, incluso pensé que me iba a volver loca.

También mis hijos, como niños, son inquietos y además son muy deportistas, acostumbrados a entrenar de 2 a 3 horas diarias, imagínate la cantidad de energía acumulada ¡eran como un volcán en erupción!

A eso súmale que mi marido también tiene un trabajo muy demandante y él no trabaja en la casa, él no hace teletrabajo, tiene que trabajar en terreno.

Entonces me ha tocado estar sola con los niños y ha sido bien complicado, y he tenido que ir soltando algunas mañas; soy muy maniática de la limpieza.

Por ejemplo, me gusta que todo esté perfecto, muy pulcro, que los cojines del living estén 'infladitos'.

La palabra clave fue "soltar"...

En el inicio estaba en este modo, tratando de que las cosas fueran muy normales, pasando el paño con una mano, la otra aspirando y con el pie en el computador y más el teléfono -confesó Bernardita mientras nos sonreímos-.

Tras un alto, nos confiesa, que luego de todo esto: la palabra clave fue "soltar".

Comenzar a adquirir un ritmo de trabajo en la casa, que ha hecho que todo sea un poco más sencillo, por ejemplo, cocinar en la noche, y al otro día la cocina impecable, sin lavar ollas y cosas muy domésticas, y que todos sabemos, pero que no se hablan, menos en una entrevista profesional.

Sobre todo ha sido soltar por el bienestar de los niños y estar más pendientes de sus necesidades -resaltó Bernardita Neira-.

Ellos están pasando un momento difícil, en que no están con sus amigos y tú tienes que estar presente para suplir todas estas necesidades y carencias emocionales, que se están produciendo porque no están en su mundo habitual.

El teatro en tiempos de Pandemia

Asumí hace casi un año, el 28 de agosto cumplo un año en el cargo, y casi un mes y medio más tarde se produjo el estallido social, entonces este período de presidencia ha sido súper duro, ha sido casi de una crisis permanente, ya que estábamos en crisis social y luego vino la pandemia.

De cierta forma, siempre hemos tenido que subirnos a la bicicleta, con la ventaja de contar con un equipo que es maravilloso.

Tengo que destacar la labor colaborativa y la capacidad de trabajo en equipo que tenemos dentro del directorio y del Teatro en sí.

También Bernardita nombra a Francisca Peró directora ejecutiva del Teatro Biobío.

Ha sido una mano derecha y que es una verdadera maestra en muchas cosas, ya que me ha enseñado el manejo del teatro y en eso estoy muy agradecida, porque hemos podido potenciar las capacidades de la una y la otra, y haciendo un ensamble que yo siento que ha sido muy bueno.

El cierre y la estrategia

Estamos trabajando día a día, nosotros cerramos el 13 de marzo, primero como resguardo por nuestra gente, porque el capital humano para nosotros es muy importante.

Luego para que cada uno iniciara el proceso de teletrabajo, posterior a esto, hubo que redistribuir esas cargas de trabajo de acuerdo a la necesidad y también ir creando programas para que gente y las audiencias siguieran siendo parte del Teatro Biobío.

Lo otro importante que menciona Bernardita Neira es que el teatro estuviese presente en el imaginario de las personas de la región.

No queríamos desaparecer de la escena. Fue así como surge el programa de Teatro Biobío en casa que ha exhibido distintas obras en diferentes plataformas digitales, conciertos y diferentes funciones, de manera gratuita.

La recepción de la comunidad en Pandemia

Hay que decirlo: anterior a la pandemia, la cultura, se veía más bien como un bien prescindible. Hoy se hace parte de la canasta familiar.

En las primeras semanas vimos a muchas mamás con sus niños sobreviviendo en sus casas, pintando, jugando a los roles, haciendo música, tratando que los instrumentos musicales se transformaran en juguetes para que los niños pudiesen explorar distintas capacidades.

Fue así como las personas han tomado más consciencia de que la cultura no es un bien del que podamos prescindir, y que es fundamental para la salud mental.

Es más -recalca Bernardita, citando a la OMS- la cultura se ha vuelto tan importante como la leche o el pan, porque nos mantiene saludables mentalmente en esta época.

Es por esto que veíamos en Europa a los tenores y sopranos dando conciertos desde los balcones, o en Italia salió un camión con un pianista, dando un concierto por las calles y vimos que las personas empezaron a consumir cultura porque la necesitaban.

Por lo mismo, como teatro hemos querido dar respuesta a esta necesidad y estar presente en los hogares.

Lee también:

¿Cómo llegas a ser presidenta?

Si lo pensé en algún momento -reflexiona Bernardita- la respuesta es no.

Yo era la que estaba siempre con los libros, siempre he sido muy busquilla y siempre me gusta ponerme desafíos y hacer cosas más o menos difíciles.

Mi carrera comienza en Santiago, me gradué y me fui, allá tuve diferentes trabajos, algunos bien insólitos, por ejemplo, trabajé en una revista esotérica, donde me pagaban 'dos pesos' pero fue mi primera pega, trabajé haciendo un catálogo de ropa para Falabella con otra periodista, donde había que ser muy meticulosa con las medidas y los detalles.

Bueno, así comencé a conocer gente y llegué a trabajar a una empresa de publicaciones digitales, pero en paralelo me instalé, como yo había sido ayudante en la universidad, y trabajé enseñando español para extranjeros.

Finalmente decidí emprender mi propio negocio e instalé una escuela de español para extranjeros, pero con un ojo así clínico, y nos instalamos en Bellas Artes, y comenzaron a llegar turistas.

Pero la parte más linda, reconoce Neira... Fue cuando empecé a trabajar con  agregados diplomáticos de la Embajada de Gran Bretaña, y uno como se va puliendo porque también va aprendiendo en el camino y vas conociendo un mundo que es diferente y que te abre puertas.

Los hijos y el retorno a Concepción

Con mi marido, -cuenta Bernardita- Francisco decidimos tener hijos y pensamos volver, porque Santiago no era para nosotros un lugar para formar familia, estábamos solos, toda nuestra familia esta acá en Concepción y sabíamos que eran muy importantes en esta etapa.

Finalmente regresamos el 2006 y empezamos carrera en prensa, trabajamos en el Diario El Sur, en el cuerpo de reportajes, luego empresa privada.

Ella tuvo muchos trabajos a la vez y esto le permitió que otras personas vieran sus potencialidades.

El arte y la ilustración

El arte siempre me interesó, crecí en una familia donde siempre fue muy importante, pero en un principio lo veía más bien como hobbie, nunca lo vi como la posibilidad cierta de ganarme la vida, de poder dedicarme a eso.

Bernardita Neira trabajó en Humanidades y Artes en la Universidad del Desarrollo por 5 años.

Aprendí mucho, pero llegué a un momento de mi vida en que decidí parar un rato, sentí que había hecho hartas cosas bien diversas y decidí dedicarme a la ilustración.

Logré vender mis acuarelas, realicé una exposición y este viernes 10 de julio, gracias al apoyo de UCSC, salió a luz el primer libro de cuentos con mis ilustraciones -relató emocionada porque suma un desafío superado a su vida-.

Los desafíos transformados en oportunidades

Sin duda, reflexionando en cada palabra, la actitud positiva con la que Bernardita Neira supera los desafíos han sido la clave para pararse frente a la vida, ver los obstáculos como oportunidades de cambio, ya que quizás sin las circunstancias actuales el teatro en sí no hubiese logrado tener la apertura que tiene en estos tiempos.

Todo ha sido un aprendizaje, porque nunca habíamos tenido un estallido social, nunca habíamos tenido una pandemia, nunca pensamos en cambiarnos a formato digital y, en fin, una serie de dificultades que han surgido en este camino, que son a la vez oportunidades.

Ahora, finalmente, tengo que ser la vocera del directorio del Teatro con el escenario más grande de Chile.

Por último, destaco la tremenda oportunidad de estar inmersa en una tremenda red cultural, donde el trabajo colaborativo sobresale del competitivo absolutamente.

Para más informaciones síguenos en nuestras redes sociales. En twitter somos @sabescl

Etiquetas:
Teatro Biobío
Cargando....