Cerrar Publicidad (10s)
día/noche

Construyendo bienestar

Publicado por Redacción Sabes

03/06/2020 19:02:48

Bien sabemos lo difícil que para muchos ha sido este tiempo, que los cambios que hemos vivido han puesto sobre la mesa nuestros recursos y capacidades de adaptación, y que con menor o mayor dificultad hemos hecho lo que hemos podido. No obstante, hay algunos puntos a considerar para facilitar un poco las cosas.

En primer lugar es importante revisar uno de los factores de mayor impacto, las expectativas. Todos, de alguna manera, conocemos cuales son nuestras fortalezas o debilidades al momento de enfrentar una tarea, y en ese sentido, podemos hasta prever un posible resultado.

Lee también: Salud mental en personas mayores en tiempos de confinamiento social

Pero, ¿se podrán tener los mismos resultados cuando el contexto ha cambiado tanto? La verdad es que es poco probable.

Entonces, una de las tareas a implementar es adecuar las expectativas y acercarlas a nuestras posibilidades actuales. De esa manera, aumentar las probabilidades de logro y afirmar nuestro rendimiento en una base real. De ahí, todo lo nuevo que logremos será para mayor satisfacción personal.

Otro aspecto importante, que tiene relación con lo anterior, es la valoración personal. Reflexionemos lo siguiente: si nos complica la mala evaluación de otros, ¿cómo nos afectarán nuestros diálogos internos con constantes autocríticas? ¿tendríamos amistades que nos traten como nos tratamos a nosotros mismos? Si la respuesta es no, entonces hay que cambiar el mensaje.

Por último, es importante prestar atención en las cosas que eventualmente nos darían tranquilidad y revisar que tanto control tenemos sobre aquellas cosas. Por ejemplo, no es lo mismo pensar que estaremos mejor sólo cuando toda esta contingencia pase, versus asociar nuestro bienestar a compartir con quien queremos, realizar actividades que disfrutamos, organizar tiempos de descanso de calidad o incluso destinar momentos para no hacer nada.

Te interesará: Residuos, salud y Covid-19

Como podemos ver, lo importante de todo esto es ser estratégico; revisar que situaciones de las que vivimos podemos controlar y qué de lo que hacemos aporta a nuestro bienestar, para que dentro de lo posible tomemos una posición cada vez más activa en las experiencias que vamos viviendo.

Finalmente, no tenemos que dejar de tener presente que estamos en una situación, a todas luces, distinta a lo que estamos acostumbrados, por lo tanto, nadie sabe con claridad cómo sobrellevar esto.

Valoremos entonces nuestros aciertos, reconozcamos las situaciones que nos reportan bienestar y vayamos construyendo nuestro propio camino.

Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de  www.sabes.cl El Diario Digital del Gran Concepción.

Cargando....