Cerrar Publicidad (10s)
día/noche

Los residuos, pandemia y derechos humanos

Publicado por Redacción Sabes

26/03/2020 11:03:12

Nos encontramos en el corazón de una pandemia que nos mantiene confundidos y asustados. Muchos cumplimos con el distanciamiento social, nos mantenemos en nuestras casas y con eso cuidamos a nuestro entorno inmediato y sobre todo aportamos a que el virus no continúe extendiéndose y enfermando a los menos preparados para enfrentarlo. Es un gran acto generoso colectivo. Pero América Latina ostenta un impresionante número: alrededor de la mitad de las personas empleadas en realidad son personas trabajadoras en la economía informal. Como tales, no gozan de beneficios salariales o de asistencia social adecuada, lo que deja a millones de personas en una dramática situación al momento de enfrentar situaciones extremas… como una pandemia.

Lee también: En tiempos de coronavirus

En ese grupo se encuentran los recicladores de base de nuestro país. Más de 60 mil personas y sus respectivas familias. En una declaración del Movimiento Nacional de Recicladores de Chile señalan que continúan realizando su trabajo “y como todos los trabajadores de Chile, estamos sufriendo las consecuencias de la pandemia ya que, hoy en día, han disminuido enormemente los servicios y las valorizadoras están restringiendo sus compras, situación que nos afecta directamente en nuestro sustento diario (…) estamos con un alto riesgo de contaminación por nuestro trabajo debido al contacto directo con los residuos sólidos (…). Todo indica que quedaremos sin poder trabajar por un tiempo y lamentablemente debido a nuestra situación contractual (sin contrato) no tenemos posibilidades de asegurar un sueldo mensual”.

Es profundamente injusto que los recicladores de base se encuentren hoy en esta situación de precariedad. Son trabajadores especializados que llevan décadas aportando al desarrollo de modelos de basura cero a través del rescate, reuso, recuperación y reciclaje de materiales. Han alimentado positivamente y contra viento y marea un sistema de gestión de los residuos que por el contrario ha puesto majaderamente todos los esfuerzos en el enterramiento de los mismos, haciéndole guiños en los últimos años a la incineración, como si quemar los recursos tuviera algo que ver con la llamada “economía circular” y la participación de la comunidad.

Te interesará: Descentralización y contingencias

En estos tiempos de crisis se hace más urgente que nunca abogar por medidas paliativas de protección social inmediatas para estos trabajadores, asegurando una renta mínima que cubra sus necesidades básicas mientras sus formas de trabajo no se restablezcan con normalidad. Pero la situación actual releva la deuda histórica de los países de América Latina con los recicladores de base y su aporte a la mejora de los sistemas de gestión de residuos. Las conquistas que sigan cuando escampe esta tormenta serán aquellas que aseguren condiciones de trabajo dignas para estos trabajadores. El establecimiento de un pago por el servicio que entregan, y no solo por los materiales que logran rescatar en las calles, es uno de los pasos fundamentales hacia ese objetivo.

¿Interés en conocer más sobre la economía informal? Te recomiendo visitar www.wiego.org

Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de www.sabes.cl El Diario Digital del Gran Concepción.

Cargando....