Cerrar Publicidad (10s)

Fueron científicos de la Universidad de Texas en Estados Unidos quienes desarrollaron un estudio para entender el comportamiento del cuerpo cuando se toma una bebida energética. Las personas examinadas tuvieron tres características, eran de 20 años, no fumaban y estaban calificadas como "sanas".

Los investigadores establecieron que beber sólo una bebida energética puede aumentar en sólo 90 minutos los riesgos de sufrir un infarto o un accidente cerebrovascular. La conclusión se sacó luego de descubrir que al tomar la bebida energética, se estrechan los vasos sanguíneos, lo que puede llevar a que se interrumpa el flujo de sangre hacia los órganos.

El estudio se realizó a 44 estudiantes de medicina y según establecieron los investigadores de la Universidad de Texas, las causas se pueden deber a que estas bebidas tienen azúcar, taurina y cafeína, que para los científicos serían los principales efectos que llevarían a aumentar el riesgo de enfermedades cerebrovasculares o infartos en este caso.

Cargando más noticias...