Cerrar Publicidad (10s)

Durante la tarde de este miércoles, tras los peritajes policiales en el accidente que le costó la vida a una mujer y a un niño en Boca Sur, Carabineros confirmó las identidades de ambas víctimas. Poco a poco, se fue conociendo que los fallecidos eran una preocupada y querida abuelita junto al nietecito de sólo tres años a quien atesoraba.

Se trata de la historia de Teresa del Carmen Espinoza, de 63 años y del pequeño Agustín Amaro Altamirano quien en mayo cumpliría cuatro añitos. La familia vivía en el Pasaje 17 de Boca Sur, a sólo unos metros del lugar en el que se registró el fatal desenlace.

En el barrio todos conocían el cariño que Teresa del Carmen le dedicas a Agustín y era común verlos caminar juntos cuando lo llevaba o buscaba del jardín. Según contaron cercanos a la familia, la mamá del menor trabaja en un servicentro, por lo que le suelen cambiar los turnos muy seguido. Era ahí cuando el amor incondicional de la abuelita se hacía presente para apoyar con los cuidados que requería el menor.

Agustín en tanto, era un niño amable y muy amistoso, al que todos querían, según indicaron desde el Jardín Pepita de Oro, en donde estuvo en sala cuna desde que tenía un año.



Sobre las circunstancias del accidente la SIAT de Carabineros informó que aún no hay claridad respecto a si venían o volvían del domicilio. Lo cierto es que hubo un impacto de un bus de la línea San Pedro en contra de los dos peatones, quienes fallecieron de inmediato en la esquina calle Rodríguez Aldea con Pasaje 17.

El conductor, en tanto, quedó detenido. Vecinos lanzaron piedras al bus. Incluso de debió brindar protección policial al terminal de la línea San Pedro.

Cargando más noticias...