El primer “burdel robots sexuales” ha abierto sus puertas en Rusia ofreciendo sexo con una muñeca por alrededor de 86.83 euros por hora.

Ya se han abierto burdeles de robots sexuales en Alemania, España, Austria e Italia y hay planes para uno en Texas, Estados Unidos.

La franquicia LumiDolls, que se ha instalado en la capital rusa, se ha expandido rápidamente y ya cuenta con establecimientos en Barcelona y Turín, Italia.

Con sede en el distrito comercial conocido como el Centro Internacional de Negocios de Moscú (MIBC), el lugar espera atraer trabajadores urbanos y empresarios estresados.

Robots Sexuales

Según medios locales, la “Madame” del burdel robot de Moscú, se llama Emma y mide 1,65 de altura, pesa 35 kg y puede suspirar.

La muñeca sexual también puede parpadear y es bilingüe, pudiendo hablar a los clientes en inglés o chino.

 

 

 

Según informes, los expertos de la industria del sexo estiman que las personas con un fetiche por las muñecas sexuales son un grupo en crecimiento, y que esperan que los burdeles pongan a disposición más muñecas.