Este jueves terminó el Mundial Juvenil para Chile. Las nacionales no pudieron en el último partido contra Montenegro, y finalizaron en la posición 18 del Mundial, mejorando el registro anterior y entregando dos históricas victorias al balonmano chileno.

El primer objetivo que se había planteado la selección juvenil femenina dirigida por Felipe Barrientos se cumplió desde la primera jornada del Mundial, con la épica victoria ante Egipto (12-23). Desde ahí en adelante las nacionales fueron trabajando el torneo partido a partido, buscando sumar 2 puntos más que las llevaran a 8avos de final en Polonia.

En la última jornada casi lo lograron, pero finalmente no pudieron ante Croacia (20-21). Por la mínima diferencia las Lobitas se quedaron a punto de escribir otro gran capítulo para la historia del balonmano femenino chileno.

Luego de esto, empezaron a jugar por la Copa Presidente (puestos a partir del 17). El primer partido lograron derrotar a Eslovaquia (29-23), sumando la primera victoria de una selección femenina en un campeonato del Mundo. Con este resultado, enfrentaron este jueves por la mañana a Montenegro, selección que no pudieron vencer (16-30).

Es así como las nacionales consiguieron el puesto 18º del segundo Mundial de la categoría para el balonmano chileno.