Con 38 votos en contra, 31 a favor y 2 abstenciones, el Senado de Argentina rechazó el proyecto de ley que entregaba a las mujeres el derecho a decidir voluntariamente la interrupción de su embarazo.

La iniciativa, que en junio fue aprobada en la cámara de Diputados, garantiza el derecho a abortar dentro de las 14 semanas de gestación “con el sólo requerimiento de la mujer“.

Más allá de la semana 14 de gestación, el aborto se garantiza bajo tres causales, cuando el embarazo haya sido producto de una violación, en caso de que estuviera en riesgo la vida o salud de la mujer o si se diagnosticara la inviabilidad de vida extrauterina del feto.

Actualmente, la ley argentina sólo permite el aborto cuando el embarazo es fruto de una violación o peligra la vida de la madre.

Tras meses de un acalorado debate, el tema polarizó a la sociedad argentina, la votación se dio mientras las manifestaciones en contra y a favor del aborto se tomaron el centro de la capital trasandina.