Cambio de hora y Salud
Tener dos horarios distintos apenas ahorra menos de un 1% en energía y en EE.UU. hay un aumento del 24% en los ataques cardíacos el lunes después del cambio horario de verano -en comparación con otros lunes- y un incremento también en accidentes automovilísticos fatales, ya que se altera la cronobiología de las personas. Y más aún, Chile ocupa un huso horario errado: estamos usando ahora el de Bolivia pero nos corresponde geográficamente el de Nueva York.

El cambio al horario de verano -que se aplicaría en Chile el próximo 11 de agosto genera polémica; ya que expertos internacionales y locales coinciden en que es perjudicial: “Está comprobado a nivel mundial que el cambio horario, Daylight Saving Time (DST), no genera ahorro energético neto y además trae consigo consecuencias negativas para el funcionamiento adecuado del organismo humano, ya que afecta el reloj biológico diario”, dice enfático el Doctor Erwin Plett, Vicepresidente de la Comisión de Energía del Colegio de Ingenieros de Chile A.G.

Perjudica la salud y seguridad pública

Según el artículo principal del National Geographic Magazine de agosto 2018, “el lunes después de un cambio de horario de verano en EE. UU. hay un aumento del 24% en los ataques cardíacos, en comparación con otros lunes, y un incremento también en accidentes automovilísticos fatales”. Esta estadística está avalada por datos recopilados durante más de veinte años y publicados en la prestigiosa revista médica New England Journal of Medicine.

“El único Ministerio que hasta ahora ha justificado los cambios de horarios en Chile es el Ministerio de Energía y sus antecesores, basado en la antigua creencia que ahorrábamos algo de electricidad y esto sólo en iluminación, pero ya se sabe que no hay un ahorro de energía significante -mucho menos del 1%- que justifique molestar a todos los chilenos con esta medida de fuerza. Hay acciones más eficientes y de ahorro significativo y permanente como:

  • apagar tantas luces innecesarias durante el día
  • cambiar las luminarias a modernas LED

Si el Ministerio de Energía se abstiene de fomentar esta mala costumbre del cambio de hora, no creo que haya ningún otro Ministerio a favor de ello”, comenta Plett.

Huso horario errado y déficit crónico de sueño

“Chile ocupa un huso horario errado. Nos corresponde geográficamente el mismo de Nueva York y de Perú (UTG -5), pero desde 1947 que usamos el huso horario de Bolivia (UTG-4) y cuando cambiemos la hora dormiremos forzosamente una hora menos y tendremos el huso horario de Groenlandia y del Brasil / Atlántico (UTG-3).

Como la luz del sol es la que encarrila nuestro reloj biológico y le dice cuándo comienza el día, con esta medida la mayoría de la población arrastrará un déficit crónico de sueño de dos horas, por sobre el que seguramente ya tiene”, comenta el Doctor John Ewer, del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso, quien trabajó con el Prof. Rosbash, Premio Nobel de Medicina 2017, y cita estudios de más de diez años que avalan la irracionalidad del DST (Daylight Saving Time).

“Establecer por decreto que en Chile en verano ya son las 12:00 del día oficiales cuando en realidad son las 10:00 de la mañana geográficas y biológicas es un engaño”, complementa Plett.

“Hay estudios clínicos que constatan que en los días siguientes al cambio de horario aumenta la tasa de incidencia de eventos agudos cardiovasculares, se altera el ritmo circadiano y aumenta el trastorno del sueño. Además, hay otras consecuencias transitorias como somnolencia, trastornos del ánimo e incluso alimentarios”, enfatiza la Doctora Carmen Gloria Betancur, del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Universidad de Concepción, miembro de la Sociedad Chilena de Medicina del Sueño.

Cambio obsoleto

Así, los especialistas coinciden en que, estos cambios bruscos son completamente anti naturales para el ser humano, producen “jet-lag”, el malestar que se siente en largos viajes a través de varios husos horarios.

Es relevante para la salud que se mantenga el mismo huso horario todo el año, sin cambios como ya se consiguió en Magallanes, para el bienestar personal de todos los chilenos. El primer cambio horario se hizo en Chifle en 1947, y los gobiernos de turno siguen haciéndolo en forma rutinaria.

Este mes se definirían los husos horarios para el país 2019-2022 ya que vence el Decreto Supremo 253 vigente desde el 2015. El cambio de hora en Chile es potestad del Ministerio del Interior y tendrá que decidir entre lo que es natural y correcto, y lo que es ya un mal hábito popular.