Nancy Gallegos, oriunda de Nacimiento, es la primera mujer operadora de una torre de detección en CMPC, en un trabajo que hoy cobra especial relevancia cuando estamos en plena temporada de alta ocurrencia de incendios.

Ella “no vende humo”, al contrario: lo detecta, además alerta para que no se expanda y el incendio se contenga a tiempo. Trabajo estratégico que la mantiene alerta a dario, equipada con un par de binoculares, un equipo de radio y cartografía, arriba de una torre de 30 metros de altura, en medio de bosques de pino, en pleno corazón de la Región del Biobío.

Nancy se inició en este trabajo hace 10 años, a instancias de su marido, Cristián Godoy, quien también es “torrero”, como se identifica en la jerga forestal a quienes realizan esta actividad.

Ella recuerda que para poder ser aprobada como Operadora de Torre tuvo que someterse a exámenes de visión, test sicológicos, chequeos médicos, aprender manejo a la defensiva, dominar la lectura de mapas cartográficos y conocer cada predio y cada bosque del sector que vigila.

Orgullosa y realizada con su trabajo, esta operadora de torre fue distinguida con el Premio CORMA 2017 que anualmente entrega la Corporación Chilena de la Madera a los mejores trabajadores forestales. Ella asegura que el mérito de este reconocimiento es de su esposo y sus jefes en CMPC que apostaron por ella y la convencieron de que tenía habilidades para el puesto.