Cabalgatas para recorrer la Península de Hualpén: Rancho ofrece equinoterapia y equitación
Fotografía: Prohuella

Cabalgatas para recorrer la Península de Hualpén: Rancho ofrece equinoterapia y equitación


Por Patricia Castillo | 07 Julio 2024 09:32
COMPARTIR

Más de dos mil hectáreas conforman la Península de Hualpén, por lo que algunas de sus hermosas playas y senderos escondidos pueden resultar de difícil acceso para el público. Para explorar estos paisajes en profundidad, el rancho Prohuella aprovecha el turismo ecuestre y ofrece cabalgatas a lo largo de este Santuario de la Naturaleza.

En el 2022 el emprendimiento se instaló en el fundo privado Santa Eloísa como un vivero. Sin embargo, al notar la aptitud de los equinos para recorrer el terreno, su dueño Pedro Arriagada resolvió arrendar dos animales y ofrecer paseos. La demanda fue tal que compró un ejemplar y “de ahí no paré”, declaró a SABES.

La granja creció hasta albergar 25 caballos que llevan a niños, adultos, estudiantes y trabajadores en aventuras de distinta duración, según el servicio comprado. Para rutas breves por la misma finca hay expediciones de 15 minutos, pero “como hay personas que ya lo conocen de memoria, hicimos una ruta XL de aproximadamente 4 horas. Así pueden recorrer gran parte de la península, con vistas de Pucón o Valdivia, pero dentro de Hualpén”, expresó Arriagada.

Este trayecto extendido permite llegar hasta Las Escaleras, Playa Rocoto y la desembocadura del Río Biobío. Además, un reciente convenio con el Museo Pedro del Río Zañartu, “nos facilitó la entrada a parte de las rutas del fundo, con prados muy bonitos y grandes”, agregó.

El éxito de Prohuella le permitió transformarse en un complejo recreativo y de formación, incorporando el club ecuestre Proequitación con un área de equinoterapia. Con el bienestar de sus activos más valiosos, los caballos, en mente, este rancho en Hualpén propone conocer a niños, adultos, estudiantes y trabajadores conocer los rincones más atractivos de la península. 

De vivero a complejo: Las cabalgatas del rancho Prohuella en la Península de Hualpén

El crecimiento exponencial de Prohuella en Hualpén en sólo dos años como rancho se debe al positivo efecto de los caballos en sus usuarios. Por un lado, las cabalgatas permiten un turismo contemplativo y cercano, mientras que la equinoterapia ayuda a que los pacientes ganen confianza y seguridad.

A medida que ganó adeptos, Arriagada decidió garantizar que cualquier persona pudiera vivir la experiencia. Por lo que añadió a un instructor -hoy tres, Jorge Soto, Nibaldo Yáñez y Gabriela Betancur- para enseñar desde lo básico. “Algunos quieren venir a andar, pero no tienen experiencia. La típica pregunta es ‘si no sé andar ¿Puedo ir? La respuesta es sí”, indicó el emprendedor.

Las cabalgatas, a cargo de Valentina, van desde los 15 minutos de paseo por el fundo Santa Eloísa ($5.000), 30 minutos ($10.000), 1 hora ($15 mil y $17 con acceso a camping) y 3 horas y media ($40 mil). Por supuesto, mientras más extenso sea el recorrido llegan a más lugares.

Gracias al interés de los clientes por los animales y el boca a boca, incluyeron cursos de equitación para niños y adultos. “He visto el cambio en los alumnos, en personalidad, en la postura, por tratar con el caballo”, indicó el dueño. Un proceso donde participan kinesiólogos y fonoaudiólogos para adecuar la terapia al paciente.

Esta confluencia de actividades los encaminó a ser un complejo recreativo, con tinajas, un salón de eventos y una cancha inflable. Arriagada destacó el rol de sus funcionarios Hanson Macaya y Magaly Delgado en esta ampliación de sus servicios.

El cuidado de los caballos en Prohuella

Arriagada reconoce que al inicio tratar con caballos fue desafiante. Pero aseguró que mientras más crecía el rancho, pusieron mayor atención para cuidar de su bienestar, y resguardar la seguridad del público, en los recorridos por Hualpén.

“Tenemos caballos que pueden estar al aire libre y los que no, están en pesebreras. Este año ya tenemos más de 10 pesebreras”, indicó, bajo el cuidado de José Borja y Javier Segundo. Los que refuerzan un programa de alimentación tres veces al día, con comida y forraje según lo necesitan.

A la vez, gracias a un convenio con la Universidad Andrés Bello, su veterinario especialista en equinos y docente Mauricio Anticoi se encarga de su atención. Además, “vienen con todos los alumnos en práctica a examinar los caballitos”, declaró el dueño de Prohuella.

Con esta mezcla de turismo, recreación y educación ecuestre en la península de Hualpén, el rancho desarrolla una rica oferta en medio de la naturaleza.

Revisa más noticias de la Región del Biobío. Síguenos en Facebook y en Instagram para más información y fotografías de la contingencia del Gran Concepción.

ETIQUETAS: