Cerrar Publicidad (10s)

 El gobierno chileno presentó el martes sus ajustes a un proyecto para aumentar las regalías del poderoso sector minero, entre los que figura reducir y simplificar el componente de pago sobre las ventas y eliminar el factor que depende de los precios del cobre, el mayor producto de exportación del país.

El Ministerio de Hacienda, que había presentado en julio el proyecto original del royalty en el marco de una reforma tributaria más amplia, muy cuestionado por la industria, precisó que ahora propone un impuesto ad valorem de tasa plana de 1% para la gran minería del cobre cuya explotación supere las 50.000 toneladas, excluyendo así a la mediana minería.

En caso de que el margen operacional sea negativo, no se pagará este impuesto.

El Ministerio explicó que se modifica la escala de tasas para aplicar el impuesto en función del margen operacional de las empresas mineras, que fluctuarán entre un 8% y un 26% y no estarán ajustadas según el precio del cobre.

Se considera además la inclusión de la depreciación como parte del cálculo del margen operacional.

"Considerando estos cambios, se estima que el Royalty minero recaudaría un 0,6% adicional del PIB, de lo cual 0,46% del PIB sería producto de la nueva estructura y el 0,15% restante resultado del crecimiento de la producción y los costos", dijo una nota del ministerio.

El gobierno del presidente Gabriel Boric presentó las indicaciones tras varias audiencias en el Congreso en las que participaron especialistas, académicos y representantes de la industria. La comisión de Minería y Energía sesionará el miércoles por la mañana para revisar los ajustes del gobierno antes de seguir con el proceso legislativo.

La semana pasada, las gigantes BHP y Antofagasta dijeron durante una de las sesiones que el actual proyecto de royalty en el mayor productor mundial de cobre afectaría la competitividad y animaría a las mineras a reevaluar sus inversiones.

El proyecto original de julio establecía dos componentes para el pago de las regalías, uno ad valorem que oscilaría entre 1% y 2% para los productores de entre 50.000 y 200.000 toneladas métricas de cobre fino y entre un 1% y un 4% para aquellos con más de 200.000.

El otro componente era de tasas de entre 2% y 32% sobre la rentabilidad. En ambos casos, se establecían tasas que consideraban el precio del cobre.

Etiquetas:
Cargando más noticias...