Cerrar Publicidad (10s)

 Los restos de huesos y dientes de dos cuevas siberianas están ayudando a los científicos por primera vez a descifrar la organización social de nuestros primos neandertales a través de la investigación genética, incluidos los restos de un padre y su hija adolescente.

Los investigadores describieron el miércoles los hallazgos genómicos de los restos de 13 neandertales, 11 de la cueva Chagyrskaya y dos de la cueva Okladnikov en el macizo de Altái de Rusia, en uno de los estudios genéticos más grandes de una población neandertal hasta la fecha. Los restos paleolíticos datan de hace unos 54.000 años.

Reunir las relaciones entre algunos de estos individuos con base en los hallazgos genéticos permitió a los investigadores concluir que estas comunidades de neandertales estaban compuestas por un pequeño grupo de parientes cercanos, que constaba de quizás 10 a 20 miembros, y que eran las mujeres las que emigraban entre comunidades, mientras los hombres se quedaban donde estaban.

Las cuevas están ubicadas en el punto más oriental del rango geográfico conocido de los neandertales, que habitaban partes del oeste de Eurasia, mientras que otro linaje humano ahora extinto llamado denisovano ocupaba partes del este de Eurasia.

Las cuevas están ubicadas dentro de los 100 kilómetros del sitio donde se encontraron los primeros restos de denisovanos, pero el estudio no detectó evidencia de mestizaje entre estos 13 neandertales y denisovanos. Nuestra especie aún no había llegado a esta región en ese momento.

Si bien los análisis genómicos de los neandertales han brindado información sobre la historia de su población y su estrecha relación con nuestra especie, su organización social ha sido más difícil de reconstruir.

"Creo que nuestros conocimientos hacen que los neandertales sean más identificables y, en cierto sentido, más humanos. Eran personas que vivían y morían en pequeños grupos familiares, probablemente en un entorno hostil", dijo el genetista de población Benjamin Peter, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania.

"Sin embargo, lograron perseverar durante cientos de miles de años", agregó el experto, coautor de la investigación publicada en la revista Nature.

Los neandertales, de constitución más robusta que el Homo sapiens y con cejas más grandes, vivieron desde hace unos 430.000 años hasta hace unos 40.000 años.

Los 13 individuos neandertales incluían cinco niños y adolescentes. Había siete hombres y seis mujeres.

En el sitio de la cueva Chagyrskaya se encontraron los restos de un padre adulto y su hija adolescente, que se cree que estaba en la adolescencia tardía. También había un niño de entre 8 y 12 años, según la evidencia dental, junto con una pariente adulta que, según los hallazgos genéticos, era una tía, prima o abuela.

Los científicos encontraron numerosas herramientas de piedra y huesos de animales en las dos cuevas, lo que sugiere pequeñas comunidades de cazadores-recolectores cuyos miembros cazaban bisontes, cabras montesas, caballos y otros animales que migraban a través de los valles de los ríos situados debajo de estas cuevas.

Lejos del estereotipo obsoleto de los brutos tontos, los estudios han demostrado que los neandertales eran inteligentes, creaban arte, usaban métodos complejos de caza en grupo, pigmentos probablemente para pintarse el cuerpo, objetos simbólicos y quizás lenguaje hablado.

Cargando más noticias...