Cerrar Publicidad (10s)

Una fuerte noche electoral para los aliados del presidente Jair Bolsonaro ha dado a su partido la mayor cantidad de escaños en ambas cámaras del Congreso, destacando el poder de permanencia de su movimiento conservador, incluso si no logra la reelección.

Su Partido Liberal (PL), de derecha, ganaba 99 escaños en la cámara baja de 513 miembros, desde sus anteriores 77, y los partidos de derecha aliados con Bolsonaro ahora controlan la mitad de la cámara.

La mayor sorpresa en la votación del domingo fue en el Senado, donde el partido de Bolsonaro ganaba 13 de los 27 escaños en juego, con otros dos posibles en la segunda ronda de desempate, comunicó un portavoz del partido.

También te puede interesar: Elecciones en Brasil: Lula da Silva toma la delantera pero habrá segunda vuelta con Bolsonaro

"Contra todo pronóstico y contra todos, este año ganamos 2 millones de votos más que en 2018", publicó Bolsonaro en las redes sociales en las primeras horas del lunes. "También fuimos elegidos para las bancadas más grandes en la Cámara Baja y el Senado, que era nuestra principal prioridad".

Bolsonaro ayudó que resulten electos aliados en el Senado que habían quedado rezagados en las encuestas, como los exministros Damares Alves y Paulo Pontes. Alves, un aliado evangélico, derrotó al candidato al Senado del propio partido de Bolsonaro.

Incertidumbre de cara a la segunda vuelta

La fuerte presencia de la derecha en las elecciones legislativas y de gobernadores, especialmente en el sureste de Brasil, más rico, hizo que Bolsonaro fuera el gran ganador de las elecciones. También impidió que su rival presidencial de izquierda, Luis Inacio Lula da Silva, ganara directamente y consolidó una base política que puede ayudarle a gobernar si gana la segunda vuelta del 30 de octubre.

Aunque la mayoría de los analistas políticos siguen viendo al expresidente Lula como vencedor, su victoria ya no se presenta tan fácil.

El Partido de los Trabajadores de Lula ganaba 10 escaños más en la Cámara Baja del Congreso, donde sigue siendo el segundo partido más grande con 68 representantes. Sin embargo, si es elegido, Lula tendrá más dificultades para aprobar leyes en un Congreso más conservador.

Los aliados de Bolsonaro también avanzaron en la política estatal, incluyendo las carreras para gobernador.

Su exministro de Infraestructura Tarcisio Freitas, que participó en mítines en motocicleta con Bolsonaro, ganaba la mayoría de los votos para gobernador de Sao Paulo, el estado más grande de Brasil, y se enfrentará al aliado de Lula, Fernando Haddad, en una segunda vuelta el 30 de octubre.

Bolsonaro se jactó de haber contribuido a la elección de ocho gobernadores en forma directa, con la esperanza de elegir a otros ocho en la segunda vuelta.

"Esta es la mayor victoria de los patriotas en la historia de Brasil: el 60% del territorio brasileño será gobernado por quienes defienden nuestros valores y luchan por una nación más libre", publicó en Twitter.

Lula dio un giro optimista al resultado, diciendo que esperaba con interés otro mes de campaña y la oportunidad de debatir con Bolsonaro cara a cara.

Revisa más noticias de la Región del Biobío. Síguenos en Facebook para más informaciones.

Cargando más noticias...