Cerrar Publicidad (10s)

Un grupo de militares dirigidos por el capitán del Ejército de Burkina Faso, Ibrahim Traoré, dio este viernes un golpe de Estado y derrocó al líder de la junta que dirigía el país, encabezada por el teniente coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba.

A través de una cadena nacional dirigida desde la televisión estatal RTB, los golpistas acusaron a Damiba de desviarse del ideal del Movimiento Patriótico de Salvaguarda y Restauración (MPSR), nombre que tomó la junta que llegó al poder a través de las armas en el golpe de Estado cometido el pasado 24 de enero.

Temprano el viernes, los militares salieron a las calles de la capital de Burkina Faso y bloquearon el acceso a edificios oficiales después de que se produjeran disparos y se escuchara una explosión cerca del palacio presidencial, lo que hizo temer que se produjera un segundo golpe militar en ocho meses.

Te puede interesar: Huracán Ian azota a las Carolinas tras paso mortal por Florida: Más de 10 mil personas sin localizar

Los disparos se escucharon por primera vez hacia el amanecer en el principal campamento militar de Uagadugú y en algunas zonas residenciales, dijeron reporteros de Reuters. Luego llegó la explosión cerca del palacio. En tanto, la televisión estatal dejó de emitir.

A media mañana, la ciudad, que suele estar repleta de motos y autos, estaba en silencio. Los vehículos militares estaban estacionados a lo largo de las calles desiertas. Las escuelas, los negocios y los bancos estaban cerrados.

Por su parte, la embajada de Estados Unidos instó a los ciudadanos estadounidenses a limitar sus movimientos. Fuentes de seguridad dijeron que ha habido frustración dentro del ejército por la falta de progreso en la lucha contra los milicianos islamistas.

Crisis en Burkina Faso: Segundo golpe de estado en el año

Una junta dirigida por el coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba tomó el poder en Burkina Faso mediante un golpe de estado el 24 de enero.

Los últimos disturbios se asemejan a otros golpes de Estado que se han producido en África Occidental y Central en los últimos dos años, y que han anulado décadas de progreso democrático.

Los golpes de Estado han sido impulsados en parte por la violencia ejercida por los grupos islamistas, que se han apoderado de amplias zonas del norte de Burkina Faso y de partes de los vecinos Malí y Níger.

La población civil ha vitoreado a las juntas militares con la vana esperanza de que tengan más éxito en la contención de los insurgentes que sus predecesores elegidos democráticamente.

Mira también: Lula y Bolsonaro se insultan y acusan de corrupción durante último debate en Brasil

Cargando más noticias...