Cerrar Publicidad (10s)

Hasta 10 años duraría el efecto de un anticonceptivo masculino sin precedentes en forma de vacuna, deberá estar listo en 12 meses, Así lo estiman científicos del Instituto Indio de Tecnología, organismo que desarrolló el anticonceptivo Risug. La inyección completó sus pruebas finales y se consideró mejor que la vasectomía, pues es menos dolorosa y además reversible.

Las pruebas en conejos, ratas y monos mostraron que el producto tiene un efecto similar en el esperma. Risug completó varios ensayos clínicos en humanos en India y está esperando la aprobación de las autoridades médicas del país.

La inyección se administra en los dos conductos deferentes, canales que transportan los espermatozoides una vez que han madurado para unirse a los fluidos seminales y formar el semen.

Aparte de la inflamación escrotal temporal y el dolor escrotal leve que se resolvió en un mes, no se informaron efectos secundarios adversos durante los ensayos en humanos para Risug.

El anticonceptivo usa un gel hecho de un polímero llamado anhídrido maleico de estireno que recubre el conducto espermático. El químico se usó originalmente para recubrir tuberías en sistemas de agua rurales en India, con el objetivo de matar bacterias.

También te puede interesar: Nuevos iPhones incluirán chip que puede comunicarse con los satélites

La demora ante los anticonceptivos masculinos

La gran ventaja de este tipo de anticonceptivo es que no es a base de hormonas. Los intentos de desarrollar una píldora anticonceptiva masculina basada en hormonas sexuales han tenido problemas en el pasado, debido a los efectos secundarios en los hombres, incluidos el acné y los cambios de humor, los cuales son problemas comunes con las píldoras para mujeres.

Igualmente se reportaron otros problemas, como aumento de peso, depresión y aumento de los niveles de colesterol de lipoproteínas de baja densidad, lo que en consecuencia aumenta el riesgo de enfermedades del corazón, además de una baja efectividad.

Antecedentes del método femenino

Desde la creación de la píldora anticonceptiva en la década de 1960, utilizada hoy en día por más de 214 millones de mujeres en todo el mundo, los científicos han estado buscando un método anticonceptivo que funcione de manera similar y pueda estar dirigido a los hombres.

Si bien las mujeres no nacen con todos los óvulos que se liberarán durante su vida, los hombres producen nuevos espermatozoides cada 75 días. Un anticonceptivo masculino tendría que inhibir la formación de espermatozoides o impedir su liberación en la práctica sexual.

También puedes leer: Científicos identifican cambio que fue clave para la evolución del habla humana

El anticonceptivo femenino, en tanto, está hecho de estrógenos y progesterona en dosis bajas, pero suficientes para que el cuerpo de la mujer entienda que ya no necesita producirlos. Por lo tanto, ya no existe la cantidad necesaria para desencadenar la ovulación. Para los hombres, el mecanismo de acción de la testosterona es mucho más amplio en el organismo, y su inhibición ofrece una serie de efectos considerados más graves, como pérdida de libido, cambios de humor y disfunción eréctil.

Revisa más noticias de la Región del Biobío. Síguenos en Facebook para más informaciones.

Cargando más noticias...