Cerrar Publicidad (10s)

Las fuerzas de seguridad de Irán lanzaron gases lacrimógenos este sábado para dispersar a manifestantes, después de que estallaran protestas en el funeral de una joven que murió tras ser detenida por la policía de la moralidad que aplicaba las estrictas normas sobre el hiyab.

Los videos publicados en las redes sociales mostraban a manifestantes gritando consignas antigubernamentales tras reunirse en Saqez, la ciudad natal de Mahsa Amini, procedentes de ciudades cercanas de la provincia del Kurdistán, mientras lloraban a la joven de 22 años que murió el viernes en un hospital de Teherán.

La multitud coreaba "Muerte al dictador", en referencia al líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, mientras algunas mujeres se quitaban el pañuelo.

La policía disparó gases lacrimógenos y en un video se vio a un hombre con una herida en la cabeza que testigos dijeron que había sido causada por perdigones. Reuters no pudo autentificar las imágenes.

En los últimos meses, los activistas de derechos humanos han instado a las mujeres a quitarse el velo en público, un gesto que podría suponer su detención por batir el código de vestimenta islámico mientras los gobernantes de línea dura del país toman medidas contra el "comportamiento inmoral".

Las protestas se extendieron más tarde a la capital de la provincia, Sanandaj. Imágenes mostraron a manifestantes enfrentar a la policía antidisturbios mientras se oían disparos esporádicos.

Las autoridades han puesto en marcha una investigación sobre la muerte de Amini, pero un médico forense dijo el sábado que los resultados de las pruebas forenses podrían tardar tres semanas. El ministro del Interior, Abdolreza Rahmani Fazli, dijo a la televisión estatal que no había informaciones de que hubiera sido golpeada.

La policía dijo que Amini se enfermó mientras esperaba junto a otras mujeres detenidas en una comisaría de la moralidad, rechazando las acusaciones en las redes sociales de que probablemente fue golpeada.

La fuerza hizo públicas unas imágenes de circuito cerrado de televisión que aparentemente respaldan su versión de los hechos. Reuters no pudo autentificar el video, que parece haber sido editado.

La policía había dicho que Amini había sufrido un ataque al corazón tras ser llevada a la estación para ser "educada". Sus familiares han negado que sufriera ninguna afección cardíaca.

Según la sharia o ley islámica iraní, impuesta tras la revolución de 1979, las mujeres están obligadas a cubrirse el pelo y llevar ropa larga y holgada para disimular su figura. Las infractoras enfrentan a reprimendas públicas, multas o detenciones.

Síguenos en Twitter para más noticias.

Cargando más noticias...