Cerrar Publicidad (10s)

China abrió sus mercados financieros y de materias primas a los inversores del extranjero, permitiendo a las instituciones foráneas cualificadas negociar de forma amplia con instrumentos de futuros y opciones nacionales.

Esta medida, que se anunció este viernes, forma parte del plan de Pekín para liberalizar su vasto mercado de capitales, el segundo mayor del mundo. También pretenden aumentar el poder de fijación de precios de China en materias primas como el petróleo y el mineral de hierro.

La Bolsa de Futuros Financieros de China anunció en un comunicado que permitirá el acceso de extranjeros a las opciones sobre índices bursátiles.

Los inversores a los que se dirige son los que se acogen al régimen de Inversores Institucionales Extranjeros Cualificados (QFII) y su hermano en yuanes, el RQFII.

En ese sentido, los dos grupos de inversores están autorizados a negociar con futuros sobre índices bursátiles desde noviembre de 2020.

También el viernes, las principales bolsas de materias primas del país anunciaron una gama más amplia de productos abiertos a la participación extranjera.

Entre ellos se encuentran el petróleo, el fueloil, el caucho y el cobre en la Bolsa Internacional de Energía de Shanghái, la soja y el mineral de hierro en la Bolsa de Materias Primas de Dalian, y el cobre y el aluminio en la Bolsa de Futuros de Shanghái.

Los contratos de la Bolsa de Materias Primas de Zhengzhou, como el metanol, el azúcar y el aceite de colza, están entre los que también se abrirán.

Cargando más noticias...