Cerrar Publicidad (10s)

Tras una extensa audiencia de formalización, Ernesto Llaitul Pezoa, hijo del líder de la Coordinadora Arauco Malleco, quedó en prisión preventiva por su presunta responsabilidad en un delito de incendio, un incendio frustrado y dos homicidios frustrados. La medida cautelar también se aplicó en contra de Esteban Henríquez y Ricardo Delgado. Estos últimos, de acuerdo al Ministerio Público, participaron en el mismo atentado en un fundo ubicado en Los Ángeles, en la Provincia del Biobío.

Durante el desarrollo de la audiencia, Eduardo Cornejo, quien también había sido detenido por la Policía de Investigaciones, fue dejado en libertad. Quedó con arraigo nacional y firma mensual.

A lo largo de la jornada, Fiscalía presentó una serie de evidencias como contactos telefónicos entre los imputados e incluso pruebas de pruebas de ADN. Sobre la base de aquellos antecedentes, el tribunal accedió a la solicitud de establecer la medida cautelar de prisión preventiva.

“Frente a los cuestionamientos de ambas defensas sobre la participación, no resulta posible desestimar todos los antecedentes ya señalados, teniendo la declaración de los tres conductores que dan cuenta de cómo se dieron los hechos”, se indicó desde el tribunal, antes de decretar que los acusados quedaran en prisión preventiva por ser considerados un peligro para la sociedad.

De acuerdo a la fiscal regional del Biobío, Marcela Cartagena, los imputados forman parte de una organización. Esta última estaría destinada a planificar y ejecutar actos de reivindicación y sabotaje, como “ataques incendiarios a camiones y maquinaria vinculada a la actividad forestal, tanto de empresas como de particulares”.

El tribunal decretó un plazo de investigación de dos meses. La medida cautelar de prisión preventiva se cumplirá en el Centro Penal del Biobío, la misma cárcel en la que se encuentra Héctor Llaitul.

Cargando más noticias...