Cerrar Publicidad (10s)

Como una "catástrofe climática sin precedentes" calificó la ONU las lluvias torrenciales e inundaciones que han dejado más de 1.100 personas muertas, entre ellas 380 niños, en Pakistán. Se estima que un tercio del país asiático está bajo el agua, dijeron este martes las autoridades.

Helicópteros del Ejército rescataron a familias varadas y lanzaron paquetes de alimentos a zonas inaccesibles después que el histórico diluvio, provocado por unas lluvias monzónicas inusualmente intensas, destruyera casas, negocios, cultivos e infraestructura, afectando a 33 millones de personas.

El país ha recibido casi un 190% más de lluvia que el promedio de 30 años en el trimestre a agosto de este año, con un total de 390,7 milímetros. La provincia de Sindh, con una población de 50 millones de habitantes, fue la más afectada, con un 466% más de lluvia que el promedio de los últimos 30 años.

"Un tercio del país está literalmente bajo el agua", declaró la ministra de Cambio Climático, Sherry Rehman, que describió la magnitud del desastre como "una catástrofe sin precedentes" y destacó que el agua no iba a retroceder pronto.

Al menos 380 niños se encuentran entre los muertos, dijo el primer ministro Shehbaz Sharif a raíz de las graves inundaciones en Pakistán.

Piden ayuda humanitaria para Pakistán tras graves inundaciones

"Pakistán está inundado de sufrimiento", sostuvo por su parte el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en un mensaje de video. La entidad pidió 160 millones de dólares para ayudar al país. "El pueblo pakistaní enfrenta un monzón con esteroides", destacó.

Estados Unidos aportará 30 millones de dólares en respaldo a la respuesta de Pakistán a las inundaciones a través de USAID, informó su embajada en Islamabad.

"La vida es muy dolorosa aquí", dijo a Reuters el aldeano Hussain Sadiq, de 63 años, que se encontraba en uno de los refugios del gobierno con sus padres y cinco hijos. Sostuvo que su familia lo había "perdido todo", y agregó que la asistencia médica era insuficiente. También dijo que la diarrea y la fiebre eran comunes en el refugio.

Las primeras estimaciones cifran los daños de las inundaciones en más de 10 mil millones de dólares, según el Gobierno, que añadió que el mundo debe ayudar a Pakistán a hacer frente a los efectos del cambio climático provocado por el hombre. Es probable que las pérdidas sean mucho mayores, expresó el primer ministro.

Volúmenes colosales de agua se están vertiendo en el río Indo, que fluye por el centro del país desde sus picos del norte a las llanuras del sur, provocando inundaciones a lo largo de su recorrido.

El ministro de Asuntos Exteriores de Pakistán, Bilawal Bhutto-Zardari, informó que cientos de miles de personas vivían a la intemperie sin acceso a alimentos, agua potable, refugio o atención sanitaria básica.

Cargando más noticias...