Cerrar Publicidad (10s)

Colombia propuso a Estados Unidos suspender la extradición de los narcotraficantes que se sometan a un proceso de negociación con el Estado y abandonen definitivamente sus actividades criminales a cambio de beneficios jurídicos.

El presidente Gustavo Petro, quien asumió a comienzos de este mes como el primer presidente de izquierda en la historia de Colombia, planteó un cambio de la estrategia de la lucha contra las drogas y una política de paz total para silenciar los fusiles y acabar con un violento conflicto de casi seis décadas que ha dejado al menos 450.000 muertos solo entre 1985 y 2018.

"Narcotraficante que no negocie con el Estado se va extraditado. Narcotraficante que negocie con el Estado y reincida, se va extraditado sin ningún tipo de negociación a los Estados Unidos", aseguró el mandatario. "Narcotraficante que negocie con el Estado colombiano beneficios jurídicos y deje de ser definitivamente narcotraficante no se extradita".

Petro, quien cuestiona la efectividad de la extradición, dijo que la propuesta de un cambio en la política antidrogas a Estados Unidos incluye otros tres puntos que se abstuvo de revelar.

La extradición ha sido una de las principales herramientas con las que cuenta Colombia para combatir el narcotráfico y la más temida por los traficantes de drogas.

La figura fue abolida en 1991 en una asamblea que reformó la Constitución en medio de una campaña de amenazas, asesinatos y ataques con bombas de narcotraficantes. Sin embargo, fue restablecida en 1997 con una reforma aprobada por el Congreso.

El director de la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas (ONDCP) de la Casa Blanca, Rahul Gupta, sostuvo después de una reunión con Petro que la política antidrogas del Gobierno del presidente Joe Biden es holística y de responsabilidad compartida.

Gupta señaló que Petro propuso a la delegación de Estados Unidos otros tres puntos relativos a la política de drogas, incluidos la sustitución de cultivos ilícitos, la interdicción y la lucha contra el lavado de dinero.

De las palabras a las acciones

Colombia, considerado el primer productor mundial de cocaína, ha enfrentado en los últimos años presión de Estados Unidos para reducir los cultivos de hoja de coca y la producción de cocaína.

Washington es el principal aliado del país sudamericano en la lucha antidrogas y en los últimos años le ha entregado miles de millones de dólares para ese propósito.

En tanto, el nuevo Gobierno de Colombia avanza en contactos con diversos grupos armados que incluyen la banda criminal Clan del Golfo y disidentes de la antigua guerrilla de las FARC que rechazaron el acuerdo de paz de 2016 o que no lo firmaron, como parte de sus esfuerzos para poner fin al conflicto armado.

Petro reveló que en dos semanas ha recibido comunicaciones de diferentes grupos armados ilegales anunciando su disposición de paz.

"Estamos llenos de cartas, de palabras escritas pidiendo paz, pidiendo negociar, pidiendo una salida diferente a lo que durante años y años, décadas y décadas llevamos en Colombia", aseguró el mandatario.

"Hay que pasar indudablemente a acciones. Esas acciones deberán ya significar que si se quiere la paz se deje de matar, que se deje de tener conflictos entre ellos mismos porque eso existe a lo largo ancho del país", agregó.

Según fuentes de seguridad, todos los grupos armados ilegales están implicados en el narcotráfico.

Petro, un economista de 62 años, dijo que su Gobierno ya ha hecho acciones de paz como levantar las órdenes de captura y de extradición a los líderes de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) que permanecen en Cuba para facilitar reiniciar una negociación y ordenó suspender todas las fumigaciones de cultivos de coca con el químico glifosato.

Cargando más noticias...