Cerrar Publicidad (10s)

La subsidiaria Twin Metals de la minera Antofagasta Plc demandó al gobierno de Estados Unidos en un intento por revertir su propuesto yacimiento de cobre y níquel en Minesota, que los funcionarios de la administración Biden habían bloqueado este año por preocupaciones de que podría contaminar una importante vía fluvial recreativa.

La demanda presentada este lunes indica que las cancelaciones de arrendamiento en enero por parte del Departamento del Interior de Estados Unidos fueron "arbitrarias y caprichosas" y que Twin Metals debería tener derecho a demostrar que su proyecto puede cumplir con los estándares ambientales.

Si se construye la mina subterránea sería una importante fuente de cobre y níquel en Estados Unidos, dos metales cruciales para la transición hacia la energía verde. La única mina de níquel existente en el país cerrará en 2025.

Una medida aprobada por el Congreso este mes vincularía el crédito fiscal para vehículos eléctricos a los minerales producidos en Estados Unidos o en países aliados, un requisito que, según Twin Metals, demuestra que su mina debería construirse.

Twin Metals solicitó al Tribunal de Distrito en Washington que restableciera los contratos de arrendamiento, que se otorgaron por primera vez en 1966 y se han pasado entre compañías sucesoras. No se ha realizado minería en el sitio.

"Nuestros contratos de arrendamiento fueron cancelados ilegalmente por el gobierno, y queremos defender lo que es correcto y lo que prescribe la ley", dijo Dean DeBeltz, director de operaciones y seguridad de Twin Metals.

Mina se establecería en lugar que busca ser conservado

Los opositores dicen que los estándares ambientales de Estados Unidos son demasiado laxos e incluso si Twin Metals los cumpliera, la mina propuesta podría contaminar Boundary Waters Canoe Area Wilderness, una reserva de 405.000 hectáreas en la frontera con Canadá.

"Un ambiente rico en agua es el lugar equivocado para la minería", dijo Becky Rom de Campaign to Save the Boundary Waters, un grupo de conservación de Minesota. "La demanda es casi un esfuerzo (último) de su parte para intentar calzar una mina de alguna manera".

El otoño boreal pasado, la Casa Blanca propuso una prohibición de 20 años de la minería en las aguas fronterizas, un paso separado pero relacionado para detener la mina. Esa propuesta prohibición se encuentra ahora en el proceso de revisión regulatoria. El Congreso está considerando una legislación que prohibiría permanentemente la minería en la región.

Iván Arriagada, presidente ejecutivo de la chilena Antofagasta, dijo este mes que espera que la creciente demanda de metales para vehículos eléctricos funcione a favor del proyecto.

Cargando más noticias...