Cerrar Publicidad (10s)

Han pasado cinco meses desde que Mauricio Pinilla y Gissella Gallardo anunciaron su separación. Ambos decidieron tomar distintos caminos.

La empresaria reveló detalles del quiebre de su matrimonio, en conversación con LUN, revelando la buena relación que ambos mantienen. “Hay lazos imposibles de quebrar”, expresó Gallardo.

Gissella relató que mantiene un excelente trato con la familia del futbolista. “Yo adoro a sus papás y a sus hermanas, para mí son parte de mi familia y lo serán siempre. A Mauricio le tengo un gran cariño y ambos estamos poniendo de nuestra parte para ser los mejores padres para nuestros niños”, indicó.

Respecto a su ruptura con Mauricio, señaló que “después de tantos años acompañada, desde los 21 específicamente, uno va madurando y siento que una separación no te destroza tanto como a los 20 (…) Más aún cuando tienes la tranquilidad de que hiciste todo bien: amaste, fuiste fiel, acompañaste, vibraste con sus éxitos y fuiste sus hombros en las derrotas”.

Enfocada en sus niños y su padre

Después del término de su romance con Pinilla, Gallardo reveló que pasó por otro difícil momento. “Estoy en paz conmigo. Acepté que las cosas no funcionaron, y eso, de alguna forma, te deja en armonía contigo… Lo más duro fue vivir la separación y la enfermedad de alguien tan amado como mi papá (tiene cáncer) al mismo tiempo”, manifestó.

"Hoy no tengo tiempo para nada más que mis niños y mi papá. Me levanto a dejarlos al colegio y hay veces en que vuelvo a las nueve de la noche a almorzar. Trato de ver a mi papá todos los días, cosa que antes uno hacía el fin de semana, o algún día a la semana. Hoy tengo la necesidad de estar con él, aunque pase a darle un beso cada día. Lo acompaño a sus quimioterapias, hablo con los doctores y veo todo lo que implica esta enfermedad", contó Gallardo.

"Estoy agotada física y emocionalmente, pero trato de pasarla bien. Ya habrá tiempo más adelante para descansar", afirmó.

Cargando más noticias...