Cerrar Publicidad (10s)

Un obispo de Nicaragua, quien ha sido un fuerte crítico del presidente Daniel Ortega, fue sacado la madrugada del viernes de la casa donde se había refugiado desde hace dos semanas. Esto, luego de que la policía anunciara una investigación en su contra por el supuesto delito de conspiración.

El obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, habría sido detenido por la policía junto con los cinco sacerdotes, un seminarista y el camarógrafo de un canal religioso con los que había permanecido encerrado ese tiempo.

El gobierno de Nicaragua no ha informado sobre las detenciones, ni respondido a consultas de Reuters sobre lo sucedido.

"Con el corazón indignado y dolido condeno el secuestro nocturno del monseñor Álvarez", dijo en Twitter el obispo Silvio Báez, compañero de Álvarez en la Conferencia Episcopal y exiliado en Estados Unidos.

Exigen la liberación de religiosos

"¡Quienes lo sepan, digan dónde está mi hermano obispo! ¡Que sus secuestradores respeten su dignidad y lo liberen! De nuevo, la dictadura vuelve a superar su propia maldad y su espíritu diabólico", agregó.

La aparente detención de Álvarez despertó de inmediato la condena de agrupaciones católicas.

La Conferencia Episcopal de Costa Rica pidió en un comunicado respeto a la libertad religiosa en Nicaragua, mientras que el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, exigió la libertad inmediata del obispo y respeto a su dignidad.

"Los hechos aberrantes que rodean esta detención son motivo de alarma y dolor en toda la Iglesia Latinoamericana", manifestó en un comunicado divulgado por la diócesis de Matagalpa en Facebook.

Álvarez es el jerarca católico de más peso detenido en Nicaragua. En los últimos meses la policía ha aprehendido a tres sacerdotes. Otros se han ido al exilio o permanecen encerrados en Iglesias y seminarios.

A inicios de agosto, el Gobierno ordenó el cierre de siete estaciones de radio católicas vinculadas a Álvarez alegando que no cumplían con los requisitos técnicos para estar al aire.

Cargando más noticias...