Cerrar Publicidad (10s)

Gritos de "¡fuera, fuera!" se oyeron en la ladera cuando un muro de llamas alimentado por los fuertes vientos se dirigió hacia cuatro bomberos españoles, engullendo helechos secos segundos después de que huyeran para salvar sus vidas.

El incendio contra el que luchaban el miércoles se encontraba en la región oriental de Valencia, y el susto se produjo cuando los equipos trataban de evitar que las llamas llegaran a un pueblo del municipio de Bejís, al norte de la ciudad de Valencia.

Tres bomberos resultaron heridos por las llamas y varios pueblos de la zona fueron evacuados, dijeron los servicios de emergencia locales en Twitter.

El mismo incendio hirió al menos a 10 pasajeros de un tren el martes, después de que varios entraran en pánico y se bajaran cuando las llamas se acercaron a las vías, dijeron los servicios de emergencia.

El maquinista consiguió dar marcha atrás al tren, que se dirigía a Zaragoza, y regresar sano y salvo a la estación de la ciudad de Valencia.

Lee también: Comenzó la campaña presidencial en Brasil: Lula y Bolsonaro salen en busca de votantes

Portugal también sufre los embates

Según un estudio publicado el mes pasado en la revista Nature Geoscience, el cambio climático ha dejado algunas zonas de la Península Ibérica en su estado más seco de los últimos 1.200 años.

En la vecina Portugal, más de 1.200 bomberos y nueve aviones de bombardeo de agua luchaban contra un incendio que ha asolado el parque nacional de la Serra da Estrela y ha quemado más de 17.000 hectáreas desde que comenzó el 6 de agosto.

El martes, el humo de ese incendio envolvió los rascacielos de Madrid, a más de 400 kilómetros de distancia.

En lo que va de año, los incendios han quemado ya más de 275.000 hectáreas en España y 87.000 en Portugal, representando este último cerca del 1% del territorio portugués, el mayor porcentaje de la Unión Europea.

Cargando más noticias...