Cerrar Publicidad (10s)

Cuba planea permitir cierta inversión extranjera en el comercio mayorista y minorista local por primera vez desde 1959, dijo el Gobierno en un intento por salir de la peor crisis económica en décadas.

La viceministra de Comercio, Ana Teresita González, sostuvo a última hora del lunes que a los inversionistas extranjeros se les permitiría ser dueños de mayoristas locales por primera vez o ingresar al mercado a través de empresas conjuntas.

El comercio minorista estaría más restringido, pero también abrió la puerta a algunas empresas públicas/privadas en ese espacio.

Las reformas permitirían a entidades de propiedad extranjera invertir en operaciones logísticas de almacenamiento y "back-end" que abastezcan a empresas estatales y privadas, por ejemplo, apoyando el esfuerzo del país por mejorar la eficiencia en un sector minorista notoriamente improductivo.

González dijo también que Cuba permitiría "selectivamente" que algunos inversionistas extranjeros ingresen al mercado minorista, siempre que la inversión contribuya a los objetivos socialistas del país y recortara los precios.

La ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez, afirmó en el mismo programa de entrevistas que el Estado mantendría su dominio en el comercio minorista, pero permitiría algunas empresas conjuntas públicas y privadas.

"Vamos a priorizar y ofrecer estas propuestas de negocios a compañías que se han mantenido en el país", declaró.

Cuba busca reorientar su economía

Las medidas se producen cuando Cuba lucha por redefinir su economía estatal, tras dos años de problemas inducidos por la pandemia y las sanciones generalizadas de Estados Unidos que han obstaculizado la recuperación.

El creciente descontento de los cubanos por las largas filas para obtener productos básicos, la escasez de combustible y los apagones continuos han llevado a funcionarios del Partido Comunista a acelerar los planes largamente postergados para reformar la economía estatal de estilo soviético.

Ambas funcionarias aseguraron que el objetivo era poner más materias primas y bienes en manos de los productores y consumidores de la isla, pero economistas y empresarios consultados por Reuters dijeron que las medidas probablemente se quedarían cortas.

"Es un paso en la dirección correcta, pero demasiado pequeño y demasiado tarde", dijo el economista cubano Omar Everleny.

Y añadió que las medidas estaban plagadas de advertencias y trámites burocráticos.

"Ambos anuncios estaban llenos de palabras como 'excepciones, control, condiciones', como si no entendieran la gravedad de la crisis", señaló.

Cargando más noticias...