Cerrar Publicidad (10s)

El pasado viernes 5 de agosto, se oficializó al Humedal La Cascada como el segundo humedal urbano de la comuna ubicada en la Región de Ñuble. Lo anterior se llevó a cabo gracias a un requerimiento impulsado por el municipio en septiembre de 2021.

Respecto a este espacio natural, corresponde a un cuerpo de agua que considera una superficie estimada de 0,6 hectáreas. De esta manera, se encuentra dentro del límite urbano de Coelemu según el plan regulador comunal. En este sentido, es un humedal natural y ribereño que forma parte del estero Curaco.

Mario Rivas, seremi del Medio Ambiente, destacó el cuidado de los ecosistemas y la diversidad como una tarea del gobierno.

"Estamos muy contentos por esta declaratoria que asegura la protección de este humedal, por lo que es vital que se sumen las organizaciones en el proceso de gobernanza para consolidar el cuidado y resguardar este cuerpo de agua", manifestó.

El alcalde de Coelemu, Alejandro Pedreros, señaló que estos espacios proyectan positivamente la posibilidad de mejorar las condiciones de la oferta turística.

"Es un proceso donde agradecemos el acompañamiento de la Seremi del Medio Ambiente. Todo su apoyo en el trabajo que se genera para que esto se consolide, un trabajo que nuestros profesionales desde el municipio iniciaron y esto en forma mancomunada desemboca en forma positiva en esta declaratoria que suma una nueva superficie de 0,6 hectáreas protegidas del sector La Cascada", declaró.

También puedes leer: Encuentran muerta a mujer tras un incendio en Ñuble: Confirman que fue asesinada

La cuenca donde está el humedal mantiene un clima templado cálido con lluvias invernales y se caracteriza por tener una estación seca y otra lluviosa. Asimismo, posee al menos dos meses consecutivos de déficit hídrico durante el período estival. Igualmente, es necesario destacar que cuenta con un predominio de geología siliciclásticas y fuertes pendientes, lo cual crea embalses con bajadas de agua que embellecen el paisaje.

Siguiendo este punto, el humedal también sirve como soporte para la vida de diversas especies, quienes pueden residir y reproducirse en el lugar. De esta manera, se mantiene la variabilidad genética y la biodiversidad de especies de flora y fauna.

Sin embargo, algunas amenazas suelen afectar el normal funcionamiento del humedal. Entre ellas, las sequías hidrológicas, la pérdida de fauna y flores por cambios en las precipitaciones, la pérdida de flora por modificaciones en la temperatura y las plantaciones forestales.

De momento, Ñuble lleva a delante otros tres procesos similares enmarcados en la Ley N.º 21.202 de Humedales Urbanos. Aquellos casos corresponden al Humedal Maipú de O’Higgins en Chillán Viejo y los humedales Río Taucú y Colmuyao en Cobquecura.

Cabe recordar que Coelemu obtiene así su segundo humedal urbano luego de que se aprobara la medida para el Humedal Itata.

Cargando más noticias...