Cerrar Publicidad (10s)

Continúan las reacciones en la Región del Biobío tras los dichos del líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul. Algunos emplazan al Gobierno a querellarse y otros, en tanto, defienden la postura de "que no persiguen ideas ni declaraciones".

En entrevista con Werken Noticias, Llaitul dijo que “la prioridad de la CAM es canalizar la violencia hacia el sabotaje, hacia un sabotaje muy bien dirigido. Hacia insumos, hacia maquinarias y por eso lo que deben retratar los medios de comunicación es que nosotros respetamos a los trabajadores".

Cabe recordar que el Fiscal Nacional Jorge Abbott reaccionó a ello y señaló que "la verdad es que se requiere, para poder investigar al amparo de la ley de seguridad del Estado, una denuncia o querella por parte del Gobierno”. 

También lo hizo la vocera de la Corte Suprema, Ángela Vivanco, en diálogo con Radio Infinita, dijo que "son cosas distintas las opiniones que las amenazas, sin duda". Remarcó que cuando se opina, se está haciendo "uso de una garantía constitucional".

Sin embargo, manifestó que cree que "no existe ninguna garantía constitucional para amenazar ni a personas, ni a instituciones, ni al estado de derecho".

Lee también: Parlamentarios del Biobío exigen al Gobierno “actuar y terminar con la impunidad de Héctor Llaitul” tras sus dichos

Siguen las reacciones en el Biobío tras dichos de Llaitul

La diputada Flor Weisse (UDI) emplazó al Gobierno a que tome acciones de presentar una querella e invocar la Ley de Seguridad del Estado.

"Hasta cuándo debemos seguir esperando para que el Gobierno cumpla con la ley, con la función para el que fue mandatado que es entregar seguridad a los habitantes y ocupar todos los instrumentos que el Estado da (...)", dijo.

Fue tajante en sostener que "frente al llamado reiterativo de la CAM para subversión, el Gobierno sigue mirando para el lado y no toma las acciones, que son como mínimo presentar una querella e invocar la Ley de Seguridad del Estado. Hasta cuándo se siguen dando señales erráticas y no señales concretas".

También tuvo palabras el gobernador regional del Biobío, Rodrigo Díaz. Manifestó que su impresión es que "el señor (Héctor) Llaitul reiteradamente ha señalado que él no cree en los medios democráticos, que enfrenta al Estado de Derecho y confronta al gobierno del Presidente (Gabriel) Boric".

"Ha hecho declaraciones donde se atribuye delitos y también donde señala que llama a generar más delitos (...) Él está vulnerando la Ley de Seguridad del Estado y lo que procede es presentar una querella en su contra por vulnerar esa ley, por amenazas y confesión de delitos", agregó.

La figura política que tuvo una reacción dispar tras los dichos de Héctor Llaitul fue la diputada Clara Sagardia (IND-FA). Se alineó a la postura del Gobierno, que "no persigue ideas ni declaraciones".

"Yo creo, como el Gobierno, que las ideas no deben ser reprimidas. No ha habido ningún acto físico de esto, más que unas declaraciones", dijo. Además, mencionó la amenaza que hizo Pedro Pool a dos ex constituyentes.

"Ha amenazado directamente de darle balazo y fusilarlos (a los ex convencionales Jaime Bassa y Fernando Atria). Es muy diferente a la declaración de Llaitul, que sabemos es una deuda histórica con el pueblo chileno", sostuvo.

Cargando más noticias...