Cerrar Publicidad (10s)

La Escuela Básica de la comuna de Florida es el objetivo del Voluntariado de Invierno de la Universidad San Sebastián. Más de una treintena de estudiantes realizarán diversas mejoras a su infraestructura, para beneficiar a los niños que se educan en este establecimiento.

Un equipo integrado por profesionales de Asuntos Estudiantiles y la Escuela de Liderazgo de la sede Concepción viajará este lunes 18 de julio a la comuna floridana, junto a los 34 voluntarios seleccionados para esta actividad. Son estudiantes de 20 carreras USS, destacando las áreas de la salud, ingenierías, pedagogías, ciencia y derecho y ciencias sociales.  

“Los Voluntariados de Invierno de la USS forman parte del Programa de Responsabilidad Social Universitaria, de Vida Universitaria, que busca generar conciencia y formar a profesionales comprometidos con su país”, dice Javiera Durán, directora de Asuntos Estudiantiles de la sede Concepción de la institución académica.

“Para nuestra universidad los voluntariados son parte importante de su sello, ya que nutren corazones con los valores sebastianos para que, al momento de egresar, estén dispuestos a servir a Chile y, en especial a los más vulnerables, desde sus disciplinas o profesiones”, señala. 

Desarrollo de valores

La iniciativa también tributa en la formación de los jóvenes. “Estos voluntariados de invierno son una oportunidad y un espacio para que los estudiantes puedan generar vínculos y poner a disposición su vocación de servicio”, indica Macarena Brito, directora de la Escuela de Liderazgo de la sede. “Las distintas dinámicas e instancias durante la semana nos permitirán a nosotros, como Escuela de Liderazgo, promover el trabajo en equipo, la comunicación efectiva y las distintas habilidades de liderazgo para llevar a cabo los objetivos. Será una semana en que nuestros estudiantes descubrirán y harán vida nuestros valores de solidaridad, alegría de servir y sentido del deber”, narra.

El contingente, que se asentará en la Escuela Básica de Florida, se dedicará a pintar gran parte del local; mejorar juegos infantiles y hermosear áreas verdes. Este trabajo estudiantil se dividirá en dos equipos, los que estarán representados por tres “líderes” (cada uno), con un “maestro de construcción” encargado (escogido entre los propios estudiantes).

“En el periodo de pandemia solo habíamos trabajado en espacios abiertos, por lo que este voluntariado de invierno retoma la esencia de los trabajos que nuestros estudiantes han realizado a lo largo de la última década”, precisa Javiera Durán.

Cargando más noticias...