Cerrar Publicidad (10s)

Boris Johnson anunció el jueves que abandonará el cargo de primer ministro británico tras ser abandonado por los ministros y la mayoría de sus legisladores conservadores.

Un Johnson aislado e impotente cedió a lo inevitable después de que más de 50 altos cargos ministeriales renunciaran y numerosos diputados de su propio partido dijeran que debía irse.

"El proceso de elección de ese nuevo líder debe comenzar ahora", dijo Johnson, Downing Street para confirmar que renunciaría.

"Y hoy he designado un gabinete que estará en el cargo, como yo, hasta que haya un nuevo líder".

terUn grupo de personas escucha mientras el primer ministro británico Boris Johnson hace una declaración en Downing Street en Londres, Reino Unido, el 7 de julio de 2022. REUTERS/Peter Nicholls
terUn grupo de personas escucha mientras el primer ministro británico Boris Johnson hace una declaración en Downing Street en Londres, Reino Unido, el 7 de julio de 2022. REUTERS/Peter Nicholls

Tras varios días luchando para seguir en el puesto, Johnson, asediado por los escándalos, había sido abandonado por casi todos sus aliados, después que un nuevo escándalo acabara con su disposición a apoyar al mandatario.

"Su dimisión era inevitable", dijo en Twitter el vicepresidente del Partido Conservador, Justin Tomlinson. "Como partido debemos unirnos rápidamente y centrarnos en lo que importa. Son tiempos serios en muchos frentes".

Los conservadores tendrán ahora que elegir un nuevo líder, un proceso que podría durar meses o semanas.

Una encuesta rápida de YouGov reveló que el ministro de Defensa, Ben Wallace, era el favorito entre los miembros del Partido Conservador para sustituir a Johnson, seguido por la ministra de Comercio, Penny Mordaunt, y el exministro de Finanzas, Rishi Sunak.

Muchos dijeron que debería dejar el cargo inmediatamente y cederlo a su adjunto, Dominic Raab, diciendo que había perdido la confianza de su partido.

Lee también: Ministros del Reino Unido piden la renuncia de Boris Johnson

Keir Starmer, líder del opositor Partido Laborista, dijo que convocaría una moción de censura parlamentaria si los conservadores no destituían a Johnson de inmediato.

"Si no se deshacen de él, entonces los laboristas darán un paso al frente por el interés nacional y presentarán una moción de censura, porque no podemos seguir con este primer ministro aferrado al cargo durante meses y meses", dijo.

La crisis se produce en un momento en que los británicos se enfrentan a la mayor presión sobre sus finanzas en décadas, tras la pandemia del COVID-19, con una inflación galopante y con la previsión que la economía será la más débil entre las principales naciones en 2023, aparte de Rusia.

También se produce tras años de división interna provocada por el estrecho voto de 2016 a favor de la salida de la Unión Europea, y las amenazas a la unidad del propio Reino Unido tras las demandas de otro referéndum de independencia de Escocia, el segundo en una década.

Los apoyos de Johnson se han evaporado en unas de las 24 horas más turbulentas de la historia política británica reciente, llegando al extremo de que su ministro de Economía, Nadhim Zahawi, que no fue nombrado para su puesto hasta el miércoles, ha pedido a su jefe que dimita.

Síguenos en Facebook para más informaciones.

Cargando más noticias...