Cerrar Publicidad (10s)

El animador Rafael Araneda relató cómo fue el complejo proceso de adopción de su hijo menor, Benjamín.

En una entrevista con People en Español, el animador y su esposa Marcela Vacarezza mencionaron que decidieron visitar la Fundación Santa Clara, ya que su hija Florencia le pidió que la ayudara a “ir un lugar que sea significativo para mí y para mis compañeras”.

Al llegar al lugar, había “puras cunitas y bebés chiquitos, algunos llorando, otros dormían. Y de repente veo a uno que está sonriendo. Sentí una cosa intensa, una electricidad, algo que no tiene explicación racional”. 

Te puede interesar: “Hay que tirar para arriba”: Memo Bunke entregó detalles de su delicada enfermedad

“Lo primero que sentí fue: ‘Este niño es mío, me lo quiero llevar’. Lo tomé en brazos y no lo pude soltar más”, agregó.

Al llegar a su casa junto a sus hijos, decidieron comenzar el proceso de adopción de Benjamín, el cual tomó casi dos años. Araneda expresó que “ahí viene un proceso que es muy largo y duro porque, en el fondo, cada vez que vas a tribunales tienes la sensación de que te lo pueden quitar”. 

Por otro lado, Vacarezza señaló que la llegada del menor “te da cierta juventud, te revive (…) no es la misma crianza. Una cuando tiene los primeros es muy estricta con los horarios, que come, que no come, ahora este es un niño libre”. 

“Diría que somos unos abuelos jóvenes, con una vitalidad y jovialidad que se agradece y que nos impregnó”, finalizó. 

Cargando más noticias...