Cerrar Publicidad (10s)

Si bien desde 1995 Chile es un país libre de la mosca de la fruta, aunque la posibilidad de un brote no es nula. La especie perteneciente a la familia Tephritidae significa un potencial peligro para la industria exportadora de productos hortofrutícolas frescos.

La picadura de la hembra de la especie sobre el fruto provoca la rápida descomposición debido a bacterias y hongos. Por esta razón, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) mantiene el tema dentro de su agenda, tomando medidas preventivas y educativas.

De esta manera, en Concepción se realizó un taller de capacitación para sus funcionarios y funcionarias. Su objetivo fue actualizar las directrices técnicas de trampeo para la detección de la especie y las áreas donde existe riesgo de ingreso y establecimiento.

Taller de capacitación para sus funcionarios y funcionarias
Taller de capacitación para sus funcionarios y funcionarias

Leer también: Vendimia 2022 comienza con nuevas medidas de control del Servicio Agrícola y Ganadero en el Biobío

El Director Regional del SAG de Biobío, Iván Ramírez Delpín, se pronunció sobre el tema y afirmó que, "esta es una plaga de importancia para nuestro país, por ello el SAG cuenta con un sistema de vigilancia a través de una red de trampas específicas para la detección de estos ejemplares en la región, conformada por 321 trampas en la región, distribuidas en puntos estratégicos".

Además, añadió que, "son revisadas por nuestros inspectores cada 7 a10 días, dependiendo de la estación del año, quienes en caso de detectar uno o más  adultos sospechosos de alguna especie de mosca de la fruta deben generar las alertas para activar el plan de medidas inmediatas”.

En la instancia, destacó que a la fecha no se han detectado moscas de la fruta dentro de la región del Biobío. Según Ramírez, el sistema de vigilancia funcionaba correctamente, además de haber probado a través de un control de calidad el eficiente funcionamiento de los inspectores.

Asimismo, el encargado regional de Protección Agrícola-Forestal y Semillas del SAG del Biobío, Rodrigo Ther Alarcón, enfatizó la importancia de la correcta capacitación de los inspectores. Estos deben saber identificar la especie, además de estar preparados para un brote.

Actualmente, el SAG lleva a cabo un programa especial con el objetivo evitar el establecimiento de esta potencial amenaza. De ser detectada la presencia del insecto, se aplicarían cuarentenas a nivel regional.

Síguenos en Facebook para más informaciones.

Cargando más noticias...