Cerrar Publicidad (10s)

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, llegó este lunes a China. Se trata del primer viaje desde 2005 de un titular de este cargo de Naciones Unidas.

Durante el viaje de seis días, Bachelet visitará Sinkiang, donde la oficina de la Alta Comisionada dijo el año pasado que cree que los uigures, en su mayoría etnia musulmana, fueron detenidos ilegalmente, maltratados y sometidos a trabajos forzados.

El Ministerio de Relaciones Exteriores (RR.EE.) chino dijo que le daba la bienvenida, pero que rechaza la "manipulación política". Medios de comunicación preguntaron si Bachelet podría visitar los centros de detención, los campos de reeducación y las prisiones donde, según grupos de derechos, los uigures han sido maltratados.

Al respecto, China niega repetidamente cualquier tipo de maltrato a los uigures.

Lee también Gabriel Boric fue destacado por la Revista Time como una de las 100 personas más influyentes del mundo este 2022

"El propósito de la visita privada es mejorar los intercambios y la cooperación entre ambas partes y promover la causa internacional de los derechos humanos", declaró el lunes el portavoz del Ministerio de RR.EE., Wang Wenbin.

El ministro agregó que la visita de Michelle Bachelet se llevará a cabo en un "circuito cerrado", en referencia a una forma de aislar a las personas dentro de una "burbuja" para evitar la posible propagación del COVID-19.

Esto significa que Bachelet no podrá tener reuniones libres y espontáneas en persona con nadie que no haya sido preacordado por China para ser llevado a la "burbuja".

La oficina de la expresidenta chilena publicó en Twitter una foto de ella en una sala de reuniones con funcionarios chinos. También estaba presente el ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi. "Discutiremos temas sensibles e importantes de derechos humanos. Espero que esta visita nos ayude a trabajar juntos para avanzar en los derechos humanos en China y en el mundo", afirmó Bachelet.

Wang señaló anteriormente que los medios de comunicación no viajarían con Bachelet debido a la pandemia de coronavirus. Por su parte, la oficina de la Alta Comisionada dijo que habría una conferencia de prensa al final.

El viaje del 23 al 28 de mayo se ha estado preparando durante mucho tiempo. Cabe recordar que Bachelet dijo en 2018 que quería un acceso sin restricciones a Sinkiang. China, por su lado, dijo que la visita no debería basarse en una presunción de culpabilidad.

Lee también Convencional Tammy Pustilnick: "Invito a analizar las razones por las que votaron Apruebo y ver si están plasmadas en este texto"

A los grupos de derechos humanos les preocupa que si Bachelet no presiona lo suficiente a China, su informe posterior al viaje no ofrezca una imagen completa y pueda ser utilizado por Pekín para justificar sus acciones en Sinkiang.

El Congreso Mundial Uigur instó a Bachelet en una carta a que se asegure de que su equipo pueda moverse libremente, acceder a todos los centros de detención y tener contacto sin supervisión con los uigures.

"Nos preocupa que el viaje pueda hacer más daño que bien. China podría utilizarlo con fines propagandísticos", declaró a Reuters un portavoz del Congreso, Zumretay Arkin.

Lee también Soldado ruso recibió cadena perpetua: Es el primer juicio por crímenes de guerra de Ucrania

Cargando más noticias...