Cerrar Publicidad (10s)

"Todo fue muy rápido", recuerda Ana María Londoño, una mujer de 29 años que dio a luz a su tercera hija entre las estanterías de una pequeña farmacia de Las Palmas de Gran Canaria, España.

Eran las nueve de la mañana del pasado lunes cuando la madre se bajó de un taxi junto a sus hijos de siete y cinco años para dejarlos en la escuela. De pronto, Ana María rompió fuente y clamó por ayuda en plena calle. Sin tiempo para reaccionar, otras madres que iban a dejar a sus hijos la escuela pidieron a una farmacia cercana habilitar un espacio para que la mujer pudiera dar a luz, según consignó El Periódico.

"Sacamos una silla para sentarla, pero como vimos que iba a más decidimos tumbarla en la entrada", recuerda Domingo Pérez, funcionario de la farmacia, asegurando también que la mujer sentía verguenza de parir en un lugar tan público como aquel.

Justo en ese momento, Domingo llamó a una pareja de policías que pasaban por la calle para ver si podían agilizar la llegada de los recursos médicos.

Lee también: Alerta en Estados Unidos por inédita escasez de leche en polvo para bebés

Diez minutos pasaron desde que Ana María entró en la farmacia hasta que se produjo el nacimiento.

"Fue arrodillarme, empujar dos veces, y, a la tercera, nació la niña como si la hubiera escupido", relató la madre.

Por su parte, Domingo Pérez dijo que "empezamos todos a llorar y a aplaudir de la emoción. Fue súper natural, súper bonito", agregó el trabajador, reconociendo que "es algo que no voy a olvidar en la vida". 

El Servicio de Urgencias Canario (SUC) llegó pocos minutos después de que Danna Sophia llegaba a este mundo, pesando 2,9 kilos. El mismo personal cortó el cordón umbilical a la recién nacida y trasladaron a la madre y a la hija hasta el Hospital Materno Infantil de la ciudad. El jueves ambas recibieron el alta y regresaron a su casa, al encontrarse en perfecto estado de salud.

Lee también: ACNUR exige el acceso al aborto para las refugiadas ucranianas en Polonia

Cargando más noticias...