Cerrar Publicidad (10s)

La madrugada de este lunes un grupo de desconocidos mantuvo bloqueada por varias horas la Ruta Q-61 R que une las comunas de Santa Bárbara con Alto Biobío, en la Provincia de Biobío.

De acuerdo con lo expuesto por Socabio, se trataría de agrupaciones pehuenche que actuaron en represalia por el desalojo del Fundo San Miguel, e intentaron tomarse nuevamente dicho terreno.

La delegada presidencial de la Provincia de Biobío, Paulina Purrán, se refirió a estos hechos. La autoridad sostuvo que "referido a los cortes de ruta hacia la comuna de Alto Biobío producidos durante la madrugada de hoy, mencionar que la ruta ya está despejada para su normal funcionamiento".

Lee también: Alcalde de San Pedro de la Paz, dueño de dos buses, afirma que sus máquinas están trabajando "como corresponde"

"Igualmente mencionar que como autoridad provincial condenó absolutamente estos actos de violencia que entorpecen el normal funcionamiento de todas las actividades, afectando principalmente a la clase trabajadora de esta comuna y por supuesto de la provincia en general", agregó.

Asimismo, la primera autoridad provincial añadió que "debemos recordar que hay situaciones de conflicto que son históricas y nosotras como gobierno vamos a insistir fuertemente en que el diálogo es el camino de acuerdos duraderos. Por lo mismo, vamos a facilitar todas todas las instancias para que las partes se sienten a dialogar. Sin embargo, reitero no vamos a tolerar ningún hecho de violencia en Alto Biobío, ni en ninguna comuna de nuestra provincia".

En esa línea, desde el Gobierno Regional del Biobío, encabezado por Rodrigo Díaz, rechazaron el bloqueo de caminos y que habría mantenido sin suministro eléctrico a las comunidades El Avellano; Aukin Wallmapu; Quepuca Ralco; El Barco; Ralco Lepoy y Guayali.

Temor a la quema de inmuebles

José Miguel Stegmeier, presidente de la Sociedad Agrícola de Bío Bío A.G. (Socabio), indicó que temen un eventual ataque incendiario a los inmuebles que están dentro del Fundo San Miguel.

"Seguimos recibiendo información que está ingresando gente encapuchada por distintos sectores, todos ajenos al campo -Fundo San Miguel-. Nosotros agradecemos la rápida gestión del gobierno, desde el punto de vista de conseguir el desalojo. Pero lamentablemente la capacidad que quedó instalada de policías es escasa, es baja", explicó el empresario.

"Esta nueva usurpación implica mayor riesgo, porque generalmente las segundas o terceras usurpaciones son más violentas que las primeras. Nuestro gran temor hoy es que le quemen las casas e instalaciones a la familia Wild. Ellos están desesperados, porque ven que llevan más de 10 días en esta situación y todo se ve cada vez más incierto", concluyó.

Cargando más noticias...