Cerrar Publicidad (10s)

En 1993, la Organización de Naciones Unidas (ONU) determinó que cada 22 de marzo se celebrara el Día Internacional del Agua. La fecha tiene como objetivo generar consciencia sobre la importancia de este recurso natural, tanto para el ser humano como para las distintas especies que habitan la Tierra.

El acceso al agua potable y el saneamiento es imprescindible para la vida y un derecho humano reconocido, reafirma la ONU. Asimismo, el agua es de vital importancia para el desarrollo sostenible, desde la salud y la nutrición hasta la igualdad de género y la economía.

La proclamación de esta fecha pretende también que se discutan los avances tecnológicos que permitan utilizar de forma más eficiente este recurso natural. Recordemos que a pesar de que el 70% de la superficie de nuestro planeta está cubierta de agua, sólo un 2,5% de esta es dulce y apta para el consumo humano.

Según la ONU, conmemorar el Día Internacional del Agua trata de generar consciencia de que este recurso lamentablemente no es infinito y es fundamental para hacer posible la vida en la Tierra.

Cifras de la Organización Mundial de la Salud indican que, en el año 2025, 3.400 millones de personas no tendrán acceso al agua potable.

Lee también: Essbio descarta racionamiento de agua potable para el Biobío este 2022

Además, un estudio de la OMS y las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) a través del Programa de Seguimiento Conjunto para Suministro de Agua, Saneamiento e Higiene (JMP), indicaron que aún hay demasiadas personas que no tienen acceso al agua, sobre todo en las zonas rurales.

El agua potable, el saneamiento y la higiene en el hogar no deben ser un privilegio exclusivo de quienes son ricos o viven en centros urbanos”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, el entonces director general de la OMS. “Se trata de servicios fundamentales para la salud humana, y todos los países tienen la responsabilidad de garantizar que todo el mundo pueda acceder a ellos”, agregó.

Muchas escuelas, centros de salud y hogares sufren por la agua y jabón para acciones tan básicas como lavarse las manos, una medida primordial en el actual contexto de pandemia. Esto aumenta el riesgo de contraer múltiples enfermedades que, como la diarrea, pueden afectar la salud de todo tipo de personas, especialmente de los niños pequeños.

La ONU advierte además que los efectos del cambio climático exacerbarán la dificultad del acceso al agua y al saneamiento para usos domésticos. Por esto, durante los próximos años, los problemas relacionados con los recursos hídricos serán más urgentes.

Cargando más noticias...