Cerrar Publicidad (10s)

Un equipo de científicos chilenos dedicados a la investigación de carne cultivada en laboratorios lidera los avances en esta materia.

La finalidad de este tipo de investigaciones es expandir los conocimientos sobre la biotecnología en alimentos. Asimismo, se pretende aportar a la alimentación sana y sostenible de la carne sin necesidad de seguir con el sacrificio animal.

Actualmente, la expansión de las ciudades y la sequía son factores que influirán negativamente en la ganadería. Por esta razón, se avanza rápidamente en una alternativa que pueda brindar soporte a la mantención de la carne en el mercado.

El director del Centro de Biotecnología de la Universidad Técnica Federico Santa María, Cristian Acevedo, está al mando de una investigación sobre esto en Chile. En total son 10 los investigadores que colaboran en el desarrollo de la carne in vitro, también conocido como "de laboratorio" o "cultivada".

"Consiste en el diseño, desarrollo y fabricación de biomateriales comestibles, conocidos como scaffolds, que sean capaces de ser el nicho donde células musculares puedan proliferar y diferenciarse en un tejido muscular comestible", indicó Acevedo.

Cabe mencionar que este tipo de carne se desarrolla en centros de investigación a partir de células madre musculares de animales de ganadería.

También puedes leer: Casos de ''alerta covid'' no tienen derecho a licencia médica

"Si esta tecnología tiene éxito, en el futuro podremos comer alimentos cárnicos sin la necesidad del sacrificio animal. Solo será necesario obtener una mínima muestra de tejido para obtener las células y luego crecerlas en un biorreactor", explicó.

El desarrollo de este alimento conlleva a una disminución en la probabilidad de contraer enfermedades de animales. Igualmente, significa una menor emisión de gases de efecto invernadero y una reducción en el uso de agua.

El trabajo del equipo partió el año 2016 y ahora buscan continuar con sus estudios buscando el financiamiento de un proyecto Fondecyt 1190100. Lo anterior les permitirá seguir avances en la investigación por cuatro años más.

“Los avances de esta investigación son muy prometedores, se han fabricado biomateriales comestibles (scaffolds) donde podemos cultivar células y obtener después de un tiempo de cultivo en laboratorio fibras musculares similares a la que tiene la carne. Desde el punto de vista científico, esta investigación ha dado origen a varios papers, presentaciones en congresos, memorias de título y tesis doctorales”, manifestó Acevedo.

Los "scaffolds" corresponden formulaciones preparadas con biopolímeros de origen marino que tienen biocompatibilidad. "A estos materiales se les imprime en su superficie una microestructura semejante a la de una fibra muscular, para que las células puedan crecer con una forma similar a la que encontramos en una carne", expresó.

De momento, uno de sus principales conflictos para los científicos son los altos costos que significan la producción de este sustituto a la carne natural. Si bien existe la tecnología para su trabajo, el valor de la misma es sumamente alto.

Cargando más noticias...