Cerrar Publicidad (10s)

El Juzgado de Garantía de Talcahuano revisó la solicitud de la defensa en la causa por el delito de propagación de sustancias peligrosas contra ejecutivos de la Empresa Nacional de Petróleo (ENAP). Rechazó reabrir la investigación por el ilícito ocurrido en Talcahuano y Quintero. Ahora se prepara el juicio oral contra los imputados.

La jueza Antonia Godoy Medina desestimó la solicitud de los defensores. Recordó que el artículo 257 del Código Procesal Penal establece que la reapertura se puede decretar solo una vez.

Lo anterior ocurrió el 27 de diciembre de 2021. El Ministerio Público recopiló y entregó a la parte requirente la información solicitada.

En tanto, el Juzgado ordenó al Ministerio Público que entregue íntegramente y en formato accesible la carpeta investigativa a los intervinientes, en la causa por el delito de propagación de sustancias peligrosas. Dicho ilícito lo habrían cometido ejecutivos de ENAP en Talcahuano y Quintero.

Según señaló la jueza, contraviene la garantía que se contempla en el artículo 92 del Código Procesal Penal. Establece que los imputados tienen derecho a que se les informe "de manera específica y clara acerca de los hechos que se le imputaren y los derechos que le otorgan la Constitución y las leyes".

Lee también: Camión de gas se volcó en medio de autopista Concepción - Talcahuano

El Ministerio Público sostiene que tres de los imputados, A.H.V., P.C.L y J.F.F, son responsables de lo sucedido en Talcahuano. Se les acusa de coordinar y llevar a cabo una serie de acciones destinadas a la descarga de residuos tóxicos (crudo iraní) en la bahía de Concepción. Entre el 3 y 4 de agosto del 2018.

Aquello trajo como consecuencia la propagación indebida de residuos peligrosos para la salud en zonas pobladas de Concepción y Talcahuano.

Por su parte, E.P.S, J.R.V y C.L.G son sindicados como responsables de los episodios en la Región de Valparaíso entre el 17 y 25 de agosto del 2018.

De acuerdo a la acusación, infringieron las reglas de protección del medioambiente y laborales al drenar el residuo tóxico. Este se dispersó, alcanzando las zonas pobladas en Quintero y Puchuncaví, lo que puso en riesgo la salud.

Cargando más noticias...