Cerrar Publicidad (10s)

Tras una exitosa primera versión, la Municipalidad de Hualpén se unió al Instituto Profesional Virginio Gómez para llevar hasta su comuna la Feria Biobío se Resetea, este 31 de enero, con el objetivo de ayudar a la comunidad a reciclar aquellos Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos – RAEE.

Esta segunda versión de la feria se desarrollará en la plaza Arturo Prat, en calle La Reconquista S/N, en la comuna de Hualpén, desde las 10:00 hasta las 16:00 hrs, donde además del punto de acopio de basura electrónica habrá stands informativos donde se educará a los asistentes y realizarán actividades entorno a la correcta clasificación de los distintos residuos.

Según datos de Fundación Chile sólo el 3,4% de los RAEE se tratan, aun cuando son un verdadero peligro para el medio ambiente y la salud humana. Sin embargo, poco a poco, se está transformando en una práctica más habitual en los penquistas que están respondiendo bien a estas actividades.

Al respecto, Ana Araneda, jefa de carrera de TNS en Medioambiente del Instituto Profesional Virginio Gómez, invita a quienes no han participado a sumarse a esta iniciativa. “Quisimos realizar nuevamente esta actividad porque si bien las personas ya están internalizando el tema del reciclaje, aún existen pocos lugares de acopio, entonces, es necesario sincronizar este movimiento para que vaya a la par con las necesidades de la ciudadanía y no se pierda este impulso por cuidarnos y cuidar nuestro planeta. Así que invitamos a toda la comunidad a que vaya a dejar los residuos electrónicos que tengan para reciclaje, reutilización o bien para darle un destino final seguro”, comentó.

Lee también: Docente del Instituto Profesional Virginio Gómez dictó taller de Ciberseguridad marítima en Panamá

Cabe señalar que esta actividad organizada por las carreras de Ingeniería en Minas y TNS en Medioambiente del Instituto Profesional Virginio Gómez y por la Municipalidad de Hualpén también busca entregar a los asistentes diferentes actividades y talleres gratuitos que aborden los peligros de la basura electrónica donde los componentes y las baterías de un teléfono celular, por ejemplo, contienen arsénico y cadmio, elementos que producen enfermedades respiratorias y cutáneas o pueden ser cancerígenos.

Por su parte, Valentina Muñoz, jefa de carrera del área de Minería del Instituto Virginio Gómez agregó que "muchas veces este tipo de residuos electrónicos, que se acumulan en los hogares, van a dar a vertederos de manera errónea. Nuestra idea es fomentar la concientización en la responsabilidad que conlleva la compra y desecho de estos equipos porque muchos de ellos pueden ser reutilizados, o incluso algunas de sus piezas, ayudando a recuperar elementos que pueden funcionar como materias primas de otros procesos”, finalizó.

Cargando más noticias...